lunes, 10 de agosto de 2009

Se ve que almorzar ñoquis me pega un toque mal

Odio las inmobiliarias. A sus secretarias caracúlicas con extensiones. La seudo sala de espera con revistas Viva del 2005. Las madres que van a pagar el alquiler con sus niñitos y les echan la culpa de romper los objetos apoyados en esa asquerosa mesita ratona cuando estos niñitos tienen literalmente dos dedos de frente y no distinguen entre lo que es comestible y lo que no. Odio a la que me reclama facturas vencidas de telefónica. Odio adeudarlas. Odio al abogado que se pasea por entre las mesas de los vendedores haciéndose el poderoso. Inmobiliaria de morondanga. Me molesta muchísimo que abran la puerta de entrada con una clave. Quién carajo te creés que sos. Y esos posters colgando, de edificios nuevos con gente simulada en sus balcones. Con tipitos y minitas dibujadas que se repiten de departamento en departamento. Hasta hay embarazadas. Personitas exitosas que no deben ninguna factura. Que pagan sus cuentas entre el -5 y el -1 de cada mes, con tarjeta de crédito. Odio a los propietarios. Odio a los vecinos. Odio a mis vecinas adolescentes y a su perro del carajo que ladra en la madrugada. Y qué me venís a pedir mis recibos de sueldo, pedazo de desastre, aferrada a tu escritorio. ¿Por qué no me dejás ser feliz, eh? ¿por qué? ¿vos quién te creés que sos para hacerme llorar?

...

Ah: y ahora resulta que tengo un vecino que está aprendiendo a tocar un instrumento. Me estás jodiendo. Me estás jodiendo que mi vida se parece un touch a esto.

17 comentarios:

  1. Tranquila Male, tranquila. Son así de hijos de perra, es su naturaleza, no pueden evitarlo. Son las pequeñas criaturas que Satán pone en la tierra para cagarnos la vida de le mejor forma que les sale.

    Pensalo así, si tu vecino aprende bien el instrumento tenés música funcional gratis.

    ResponderEliminar
  2. Upsi, te salió la loca de mierda de adentro malulu???

    posdé: es cierto, odiabas mucho a las inmobiliarias!!

    ResponderEliminar
  3. La vida de todas se parece a la de la loca de mierda, Male.

    ResponderEliminar
  4. La sala de espera de una inmobiliaria y la sala de espera de una moegue se paresen bastante, la musica de la morgue suele ser un poco menos injuriosa.

    ResponderEliminar
  5. ja. que gracia. las inmobiliarias, sean como sean, son lo menos. esa manera de ganar plata es bastante escabrosa. da mucho qué pensar y deja mucho que desear ese "trabajito" inmobiliario.


    (cheee no sabia que odiabas a tus vecinitas adolescenteeees!! parece que fue ayer que las considerabas parte de tu bando...)

    ResponderEliminar
  6. muy real.
    me figuré bastante al abogado sintiéndose poderoso en su pequeño reinado de mierda.

    ResponderEliminar
  7. lo peor es que son "inmoviliarias de morondanga" simpre. no importa la fortuna que pagues de alquiler,ellos son unos rotosos que se creen mil por decir en voz alta "entonces serían milseicientos"... y despues cuando les dejas el depto porque lograste zafar de ver sus horribles caras, te caen en malón, con guante blanco y fosforo en mano para determinar la limpieza a fondo y que la unica estufa funcione adecuadamente...
    los odio

    ResponderEliminar
  8. fians4k: yo creo que mi vecino se está vengando de mis cantos, un toque excedidos, de los sábados a las 10 am. :D


    martin: así parece. aunque te diría que no es tan adentro, sino más bien a flor de piel donde se espera por salir al a77aque.
    pd:hay gente que no las odia?


    Lucila. aghg, y yo que me creía original.

    Daniel rico: Jjjmmmm... en mi inmobiliaria ni hay música, hay una tele con TN en mute. Náuseas.


    Nana: yo tampoco sabía que las odiaba, me di cuenta ayer. Creo que es porque al final no me creen su gurú inquilino. O sea, no me bubean y eso me da una rrrrisa.

    polonia. muy penoso. uno que quiere ser mr burns, ponele, pero no le da el piné.

    myv: ay, cómo los voy a mandar a la bien mierda cuando me vaya! :) me pone feliz el sólo pensar en ese momento. :)

    ResponderEliminar
  9. Felicitaciones, Male!

    Sos la ganadora del barquito #12.

    Ganaste un lugar en el podio de Jugate!

    ResponderEliminar
  10. Yo también tengo vecinos músicos.
    Para mi re da. Porque el hecho de que ellos hagan ruido pues es como que lo "autoriza" a uno a hacer lo ídem sin que puedan quejarse.
    (???)

    ResponderEliminar
  11. Hay que mudarse a algún cerro, construirse un iglú con botellas de Mountain Dew, comprar una escopeta y disparar cada vez que algo o alguien aparezca en el horizonte.

    ResponderEliminar
  12. La que te re mil: jiji ;)

    alex: ya pagué todo, ya tengo todo al día, ya estoy bien, ya estoy bien.


    Manoel. Pero en mi edificio el concepto de ruidos molestos es.. diferente, digamos. Ubicas que hay hijo de putas enfermo mental que cierra las puertas a las 4 am de golpe, y muy, muy fuerte, solo para hacerME (sí, a mí) entender qeu los portazos son molestos? Me lo confeso en la primera y última reunión de consorcio a la que fui.


    padre Morning: cierto... Pero entonces, de qué me quejaría?

    ResponderEliminar
  13. ¿quá hacés levantada un sábado a las 10 am?

    ResponderEliminar
  14. Andá tocarle el timbre. Pero con una escopeta en la mano.

    ResponderEliminar
  15. belén. voy a una clase de canto. hoy me hice un test y me salió que hago muchas actividades para evadir el dolor :D.


    mariano. como para dejarlo bien asentado en el libro de actas del consorcio, decís? no es mala. pasa que con lo torpe que soy, seguro el tiro me salga por la culata.

    ResponderEliminar
  16. Bienvenida al club de las odia-vecinos! Que toca el muchacho?

    Tenes suerte que Julio Y Eloisa van a hacer el trabajo sucio de "ubicar al ruidoso".. Y sino tengo varios consejos para darte!!

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.