sábado, 27 de diciembre de 2008

De maduro

Lo que no entiendo, Realidad, es esa necesidad tuya de haber caído justo para año nuevo. O, bueno, media semana antes, que es casi lo mismo. No es de mala onda, pero la verdad es que prefiero que te vayas, estaba re bien así.






No, dale, posta.





..ff..





Bueh...





Ok, me voy a un cyber a chequear mails y a sentirme un toque desastre mientras lloro frente a monitor, entonces. En un rato vuelvo y descorchamos algo.

domingo, 21 de diciembre de 2008

El culo te abrocho

Odio bastante los balances depresivos de promediado diciembre.

Pero la verdad es que al final (muy al final) salí ganando.

¡Tomá, dosmilocho!

martes, 16 de diciembre de 2008

Tan sólo una mujer II

Caer rotundamente por las escaleras de la peluquería y sólo pensar en qué vestido ponerme para que no se vea tanto el moretón.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Visto bueno

Male

Qué bueno que se rieron... porque re pretendía ser graciosa, hubiera sido un bajón.


Paloma*

Claro, como haberse producido mucho para salir y después estar fea.




*: Paloma es mi hermana

Lo dijo en serio

Papá:
La verdad es que hay que criar muy bien a un hijo para que sea artista.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Todo bien con el público, eh

Lo que me jode es esa historieta de tener que actuar de mí misma.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Diciembre

es estar borracha un miércoles a las 7 de la tarde.

martes, 9 de diciembre de 2008

Credibilidad

Este año me hice la cantante de boleros, bastante. La actriz, otro poco. Ayer hasta me la di de curadora y el sábado que viene voy a tener que hacerme un toque la escritora.
Desde hace un tiempo que la curto de la relajada, de divina que se hace la humilde pero se le nota, de la que vive sola y con gatos lindos, la que llora pero se ríe de sí misma, la que puede con todo pero opta por la contención, la muy psicoanalizada aunque no tanto, la rubia no tan tarada, la casi pelirroja, la un poco agresiva, la que quizás sabe cocinar bien, la simpática, la torpe, la peor vecina, la buena anfitriona, la que está en su mejor momento.

Finalmente y sin darme cuenta medio que me lo creí un poco todo.

Así que el sábado, con mi credo encima, fui a un reencuentro con mis compañeritos de la primaria y descubrí otra vez que soy antisemita.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Actriz

Hola, Julio, qué tal? Malena, del sexto... Sí, como andás? Uh, claro. No, yo bien, por suerte... sí. Mirá, te llamaba para avisarte que hoy lamentablemente no voy a poder ir a la reunión de consorcio...... Claro, es que tengo que trabajar hasta tarde en una muestra de arte que organizo... sí, de arte.... sí, lindo.......la verdad, una pena, porque me hubiera encantado estar, pero cuando es trabajo, viste?.....jaja...... Sí, sí. Uf, claro, una fortuna lo del caño..... Aja....Aja......sí...claro, me imagino. No, ya estarás cansado, claro.....sí....y bueno, habrá que ver quién quiere.... claro... Ah, gracias, mandale saludos, también. Sí, lamentablemente no puedo, se me complica... Bueno, mucha suerte con lo del caño, entonces. Dale. Sí, dale. Bueno, muchas gracias, igualmente. Cualquier cosita me llaman...dale, chau, Julio, buen día.





Viejo de mierda.

martes, 2 de diciembre de 2008

Al pan, pan

y a los amigos, amigos.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Corky

Soy una débil sentimental.

Mi mamá me mima

El viernes fui a mi primera reunión de consorcio y lloré desconsoladamente. Lloré mucho, de esos llantos en los que intentás respirar profundo y la inspiración es toda entrecortada.

Me levanté de ese banquito plástico después de las puteadas gratuitas del vecino del 5to y los movimientos de cabeza del resto como diciendo "sí, sí, es verdad todo lo que dice este hombre alterado, pelado y feo, incluso la parte esa de que nosotros somos vecinos ejemplares pero de ella no se puede decir lo mismo. Sí, tiene razón en todo. Segro sea cierto qeu esta inquilina golpea fuerte las puertas de su casa y estamos muy contentos con la psicopática noticia de que él haya estado dando  los dos portazos que se escuchan de madrugada sólo para enseñarle lo que significa no tener en cuenta al prójimo·"  Me levanté, entonces, cubriéndome la cara con las manos y empapando el llavero mientras balbuceaba que me iba.

Julio, el del 1ro, me frenó. Todavía faltaba cerrar el temita de quién se encargaría de pagar las cuentas del edificio. No pude irme. Me acomodé, en cambio, detrás de una puerta entreabierta que comunicaba al palier con las escaleras, como escondida. Julio, este viejo ex milico que se hace el buena onda pero maneja a todo el miniconsorcio paranoico junto con su mujer, me hacía ademanes para que volviera, y palmeaba con su manita el asiento que estaba al lado suyo. "No, no" le hacía yo con la cabeza, mientras intentaba sin éxito normalizar la respiración y dejar a un lado la posibilidad de tener tres años.

Finalmente alguien dijo que todo terminaba. El del 8vo fue el único que me saludó, cómplice,  mirándome con pena hasta que me fui subiendo de a cinco los escalones para poder llegar a mi casa y llorar bien fuerte y sin parar. Hasta que paré. Y llamé a mamá:

Malena, escuchame. No estás sola en esto. Es un viejo puto. Puto y pajero. Un pajero hijo de puta. Yo voy a ir mañana a hablar, sí, voy a ir a hablar. Y de paso te ponemos el ventilador de techo. No, no digas "Nooo, mamaaaaá", no es como en el colegio. Vos quedate tranquila. Va a ser con altura. Le voy a decir:
"Buen día, ¿ahora estás más tranquilito? ¿ya se te bajaron los humitos?
Bueno, te hago una pregunta: ¿vos quién te crees que sos para gritarle a mi hija?


viernes, 28 de noviembre de 2008

Yo tengo una amiga que se llama Betsy

Una de los dos con los que compartí dos dulces y hermosos años de mi vida sobre la calle Medrano es ahora integrante de las NUEVAS PRIMAS.


Increíble.

La fama está cada vez más cerca.

jueves, 27 de noviembre de 2008

¿Qué necesidad?

de amanecer toda pegoteada teniendo un ventilador de techo sin colocar desde hace más de un año al pie de mi cama?

A veces me odio tanto que doy un paso y me amo.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Son todos unos putos del orto

Esa fue la frase con la que dio cierre al domingo e irónicamente a "Gallery G, paseo de compras gay" el organizador del evento, mientras apoyaba una bolsa de hielo en su mejilla derecha.

Flashback: ese mismo día, unas cuatro horas antes, estaba volviendo desde Adrogué hasta Retiro para poder tomarme uno de los dos únicos colectivos que pasan por Costa Salguero. Sí, Costa Salguero sigue existiendo y en el medio del predio todavía hay carteles que indican CAIX. Bueno, volvía de Adrogué porque me subí al primer 33 que pasó, y hasta que no reconocí tarde y segura ese olorcito a Riachuelo incofundible, creía muy gilamente que viajaba en dirección correcta. Al menos me bajé bien en el segundo intento, en ese divague menemista llamado costanera que sólo me hace pensar en la vez que me partí el labio bajando a toda velocidad por un tobogán acuático de Coconor.


Cuestión que llegué al pabellón. Todo estaba casi como cuando lo había dejado a las 24 hs del viernes: la radio G a todo volumen anunciando lo buena que estaba la noche, mascotas ricas disfrazadas pululando por las alfombras después de haber desfilado, las mismas obras de arte de hotel, las mismas fotos seudo porn, las alfombras grises hórridas, los de la zapatillaría sentados esperando visitantes que nunca llegarían, los más avivados ya desmontándolo todo, la promotora Caterín con sus pantalones blancos ajustados regalando cerveza. Y yo me puse a desmontar también, que yo era de las avivadas.

Mientras voy descolgando bombachas de la soguita inventada veo una cola multitudinaria de cinco personas en el stand de Freddo. Estaban regalando heladito, parecía. Bien, me dije. Espero a que baje un poco la gente. Sí, un divague, pero pensé eso posta. Y en eso llega Dani, salvador. Sin dudar lo dejé desmontando obra y encaré directo al puestín, pensando en mi dulcedelechegranizadoconsambayónnnnnngratuito.. No va que llego y hay dos locas montadísimas sirviéndose crema americana de un pote enorme con cucharitas de plástico? ¿Esto es self-service?, les pregunto. Sí! Los de Freddo ya se fueron hace un montón, ahora cada uno se agarra, me tira uno. Ah, que divertido! Ya fue, pensé. Y empecé yo también a cumplir la fantasía infantil de atender una heladería. Al toque éramos el doble de gente saqueando tarros a lo dosmiluno. Yo agarré la cuchara de las grandes y hasta armé algunos para los demás. De qué gusto? les decía! Lo más. Cinco minutos gloriosos. Al final me serví mi vasito y volví a trabajar. A todo esto me había tomado el trabajo de llevarle uno de sambayón a uno de los zen que compartían stand con nosotros, pero me lo rechazó por no tomar alcohol, "No, no, no es que no me gusta, es que el sambayón está hecho a base de wisky..". Después de mi cara de Sos cual-quie-ra me puse a trabajar de nuevo. A los quince minutos veo al gordito con el uniforme de la heladería pateando tachos de basura, quejándose con los de seguridad. Me abrieron todos los tachos! Y ahora yo que digo?, les lloriqueaba a los gendarmes. Un bochorno total. Afortunada yo que ya me había terminado el mío, y la evidencia del tarrito vacío la había ubicado gentilmente en el tachito de la cervercera. Pasó.

Ya en el estacionamiento esperando el miniflet y viendo cómo ridículamente guardaban obra de arte en una ambulancia, escuchamos los gritos. Me asomo: una lucha de varones estaba teniendo lugar justo, justo en nuestro ex stand vacío. ¡Hijodeputaa, tevoyamatarrr!, le decían al organizador. Otra se fue al grito de ¡Te la tengo jurada, pelado, eh, te la tengo ju ra da! con una correa en la mano que terminaba en caniche. Sangre, piñas, excesos. Parece que el evento había sido un fracaso y los expositores que sí habían pagado estaban pidiendo que le devolvieran su dinero.

Justo cuando venía nuestro autito, después de la segunda agarrada, volvemos: son todos unos putos del orto. Si esos putos no tienen otra cosa que hacer, putos del orto. Lo repetía fuerte y con la boca congelada a aquellos mismos gendarmes, seguramente más pinos que las gallutas.

Esto va directo al blog, pensé en voz alta mientras volvíamos. ¡¡Obvio, Male!! me gritó Dani desde el otro lado de la camioneta, ¡y que no falte lo del helado!


miércoles, 19 de noviembre de 2008

Débil firmeza

Acabo de firmar un mail así:


m.


¿Por qué?




¿Por qué, eh?


Si venía tan bien. Si Males y Malenas ya me bastaban y sobraban, hasta incluso el beso! sin nada abajo también salía mucho. Pero no, claro. Yo tenía que ser como ellos. Tan cool. Tenía que firmar así, que poner mi inicial en minúscula con un puntito al lado. Lo necesitaba. Tanto como esas botas que me compré un invierno que ahora sé que son un asco, que ahora sé que las compré sin darme cuenta de que no me gustaban. Entré, entré y ahora me sé caballo! Por favor. Si habré criticado inicialitas! Que decepción de mí misma. El pez por la boca muere, aunque no entiendo ese dicho. De hecho, se me viene la foto que una señora en San Isidro le sacaba a su marido con sonrisa, alpargatas, gorrito, más un pez medio vivo colgado de caña.

Bueno, al fin y al cabo yo no morí. Y lo que no te mata te fortalece, dicen.

Por el nuevo firmamento, entonces, salud.

Y no sabíamos

Mamá:
¿Cómo es? ¿uno respira oxigeno y exhala qué?
Todos:
Dióxido de carbono.
Mamá:
Ah, el dióxido de carbono atrae a los mosquitos ¿sabían eso?

martes, 18 de noviembre de 2008

La movida del verano

Sesiones de un I ching occidentalizado, ron con cola, rapiditas rellenas, mesa a la terraza y cuatro amigos moviendo los muebles de tu casa exitados con la idea de estar participando en algún programa de people & arts.


Are you happy, puppy?


Claro que sí!
Tiro por la ventana la culpa que implica el estar feliz cuando no es políticamente correcto.

martes, 11 de noviembre de 2008

Como el sol cuando amanece

Eran las 2 am y giré la cama.

Giré la cama hasta que quedó perpendicular a la ventana.



Bien, me dije. Ahora hay más espacio libre para dejar la ropa tirada.

sábado, 8 de noviembre de 2008

No hay male que dure cien años

I
Sí. Perdí otra vez mi celular. También perdí mi billetera, pero esta vez de verdad, no adentro de mi cartera como cada vez que la pierdo. No, cada cosa en días distintos. Quizás me quedaban billetes sueltos. No. Esta vez no. Pero monedas, sí. Sí, fui a reclamar el envío de mi tarjeta de débito pero me la estaban mandando a mi anterior domicilio. Ahora tarda como quince días. Pasa que además me cortaron el teléfono, por morosa. Claro. Y no, no, ya no tengo internet en casa. No, estoy bien, sí, bien. Así, sin plata, sin teléfono, sin comida en la heladera, pero con dos cocacolas de otra marca desconocida que mi papá alguna vez me trajo de regalo.
II
Mamá:
Y cómo estás, cuchi?
Male:
Y... masomenos.
Mamá:
mmm...
vení que te hago upa.







viernes, 7 de noviembre de 2008

lunes, 3 de noviembre de 2008

Vintage

Mañana vuelvo a las redes del psicoanálisis.


Back to business.

viernes, 31 de octubre de 2008

"This is so 3 seasons ago!" Nº1

Hoy me dije:

Captala, Malena, la tragedia está muy pasada de moda.



"Captala" y "Captás?", por ejemplo, son sin embargo del grupo de cosas que habíamos dejado en el pasado noventoso y nos viene genial volver a usar.

martes, 28 de octubre de 2008

Karma

Si el miedo a repetirme ya se ha tornado repetitivo, entonces a qué temerle? Ya es un hecho: me repito. Y continuaré haciéndolo repetida y repetitivamente por el resto de mis días.

Listo?
Ya podemos pasar a otro tema?

miércoles, 22 de octubre de 2008

martes, 21 de octubre de 2008

Bajan

la noche se nubla sin fin

viernes, 17 de octubre de 2008

Well isn't it ironic?

De pronto me encuentro subiéndole a mi jefa fotos de sus vacaciones en su facebook.

De otro pronto me encuentro manejando su casilla de correo personal, mandándole mails y reservándole habitaciones en NY.


Siento que tengo mucho poder pero no la técnica y destreza para manejarlo.
Como una suerte de Harry Potter que no puede pasar por Hogwarts.

La cereza de la torta: que a todo esto el aumento prometido brilla por su ausencia.

jueves, 16 de octubre de 2008

Yo me amparo en la ficción

gajes del oficio

ensalada emocional

será rusa o waldorf


algo así, bien desorganizadito.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Desesperanza

como cuando salís de la ducha en invierno
y te acordás que todas las toallas
quedaron secándose
en la terraza.

Existo

luego,

muy luego,

pienso.

martes, 14 de octubre de 2008

Tragedia (o trajedia)

Perdí el vestido con el que iba a cantar el sábado. Me quedaba bien, daba para la ocasión, sutilmente perfecto. Desapareció. Sí, increible, pero verdad.


Ahora parece que necesito dos clases de comentarios:

los latigazos, puteadores, que me hagan sentir peor (cosas como, qué colgada que sosssssss, por favorrrr, bo lu da! esto es tan típico de vos, etc), para simplemente castigarme un poco más.


los contenedores, devolvedores de esperanza, mentirosos empalagosos pero que parecen sinceros (estos son muy difíciles de lograr).


Estoy triste y desauciada, angustiada, desesperada, enloquecida y muerta de risa (pero en el peor de los sentidos).

sábado, 11 de octubre de 2008

Me quedaría así

viendo caer tormentas desde la ventana

viernes, 10 de octubre de 2008

China quedaste

Me llega al mail del trabajo:

Te vi de extra en una peli!!! De inmigrante, eras vos???



Y sí! ERA.

Me causa mucha gracia que esa mina me haya visto vestida así y poniendo cara de inmigrante judía angustiada. Porque encima lo actuamos mucho así, me acuerdo. Pobrecitas sólo aparecíamos de lejos en ese momento entonces nos esforzábamos tanto. Y abusamos del catering, para compensar. Me acuerdo que la vestuarista me dijo...actuaste un montón. Y nunca entendí si eso era bueno o malo.

Lo cómico también es que eso es de hace mil quinientos siglos, más o menos. Será casual que justo ahora todo brote de golpe?

Si así se concretan este año todas las cosas para las que estuve trabajando durante 8, voy a empezar a creer mucho en el horóscopo chino. Pero mucho.

Y listo

Borré el flyer ese ilegible. Muy chiquitito quedaba.

Bueno, el que quiere que lo invite al evento flamante me manda mail a s.malena@gmail.com y se lo reenvío, sí?


sisi. a toooooooodo mi público.


Igual. Es el 18 de Octubre, acá, tipo 19.30hs

martes, 7 de octubre de 2008

male (very) star



Los sueños, sueños son
pero a veces se mezclan con la realidad.


esta foto fue tomada y producida
 por las geniales FEDRA:  
visite en link, porque son lo más, y pruebe usted también 
entrar a una panadería a comprar facturitas con taco aguja y pestañas postizas:

http://www.fedrafotos.com.ar




jueves, 2 de octubre de 2008

miércoles, 1 de octubre de 2008

El futuro según Chicho:

ya lo dijeros los aztecas
en el 2013 se acaba el mundo
apartir de ahi cambian los roles
capusoto presidente de eeuu
madona presidenta argentina
lo que cambia es la comida
vamos a comer obras de arte
por lo cual dejan de existir los basureros nucleares
y la corrupcion se transforma en deporte de mesa
la va a vender
y yo voy a ser un playmobil
el blog
lo va a redactar
gente que ya esta muerta
para poder comunicarnos con ellos
y hilda lizarazu va  enseñar bordado
a los astronautas de la naza
y michaell goundry o como se llame
va a ser el profe de mis hijos
la madre va a ser monica seles
siempre me gustaron los tenistas
nos van a salir re lindos.





domingo, 28 de septiembre de 2008

Extreme makeover

No sé cuándo fue que comí el último Lajmashin. Unas empanadas árabes, abiertas en pequeños disquitos de una masa bien fina y crocante, cubiertos con salsa y carne de otro planeta.
Cada año nuevo (no el posta, el rosh hashaná) con mis primos y mi hermana nos peleábamos por quién agarraba más de la bandeja. Ingenuos, creyendo que sólo habría una pobre tanda. No reconocíamos que hacía semanas mi abuela Rosa había estado llenando la mesada de ingredientes de otro continente que más tarde irían a convertirse en platos infinitos: los kipes, altamente codiciados, ensaladas, niños envueltos en salsa agridulce de damascos secos, guefilte fish al horno, mahude -un matambre relleno de arroz y papas que nos enloquecían- y cuando ya ningún otro bocado entraba en nuestro organismo (porque todo esto sucedía en una misma noche, señores), los botones de los pantalones se desabrochaban para darle luegar a la sopa de pollo con pelotitas, los kneidalaj -que, reconozcámoslo, nunca le salieron tan, tan bien como a Juanita, mi otra abuela, que venía realmente del palo ruso y con esa, más los latkes, varenikes y miles de recetas a base de papa, la tenía más clara (ahora ya no come con sal, ahora ya no es lo mismo)-, que aparecían para consentir los gustos de Samuel. Después, una simple y porteña ensalada de frutas, la más rica que conocí.

Rosa (siempre los llamé así a mis abuelos, por su nombre, pero eso es otro capítulo) nunca fue generosa con los secretos culinarios. "Condimentos", respondía cada vez que le preguntábamos qué le ponía. Mi primo Fede en una época se puso muy hábil y hasta llegó a compartir con ella la cocina para algún Iom Kipur. Fede era muy groso con eso. Además, para sus cumpleaños ligaba de la abuela importantes y tecnológicos regalos. Una envidia, mal.

En un momento Rosa empezó a olvidarse de las cosas, de algunos nombres, por ejemplo. Primero resultaba gracioso que preguntara por mí, estando yo a medio metro de distancia, porque hasta ella misma se daba cuenta y se hacía la gila largando algún chiste muy ocurrente. Pero la decepción de abrir un taper repleto de lajmashin y encontrarme con unas pizzetas cualesquiera con un poco de salsa y picada común fue de las más grandes de mi vida. "Sí, creo se los hizo la chica", me soltó mi mamá, como diciendo que habíamos perdido forever la receta posta. Al poco tiempo el Alzehimer terminó de apoderarse de sus recuerdos y la historia se volvió medio triste, inabarcable.

Fue en el depto de San Bernado que con Lucas probamos hacer nuestra propia versión, pero de los fatay cerrados, triangulares, con carne macerada en limón durante horas, como las que habíamos probado en Córdoba, otra cosa. Él se encargó de la fuerza en la harina, yo de emular lo más posible el sabor ancestral. Y aunque bastante alejado del original, algo se recuperó.

En bandeja, mañana vamos a testearlos con el público difícil. Ese que conoció los sabores de antaño y que deberá adaptarse a los nuevos tiempos. Que en 5769 años no les quedó otra que haber mutado, a nuestro pesar, talvez, pero también con la liviandad que posibilita eso de renovarse un poco y hacerle un volantazo a la rutina. Una suerte de cambio de look, digamos. Feliz año nuevo.



sábado, 27 de septiembre de 2008

En vivo y en directo

Mondiola está en este mismísimo momento en el borde de la ventana y me estoy conteniendo para no sacarla de un grito.

Mira para abajo y la verdad es que me da paniquito. Que se tire, que se caiga. Se cuelga de la baranda, y después deja caer la cola hacia afuera.

Vértigo no tiene para nada, eso es algo obvio.

De hecho se la ve tan relajada y feliz, tomando aire fresco... ni da interrumpirla.

"Mondiola..."

(Me mira)

"Ojo"

(Y gira la cabeza hacia el aire libre)


Es verdad que son sólo dos pisos pero...

Porque es un animal, pero no es tarada.

Aunque al fin y al cabo ES un animal, no?


Confianza, me repito para mí misma. Yo NO seré como mi madre, no.




BIEN.
Ahí se bajó.

LO LOGRÉ.

viernes, 26 de septiembre de 2008

jueves, 25 de septiembre de 2008

Quién me manda

Voy a cantar bajo las estrellas junto al gran Chicho Calvo y sus Flamantes.


En el túnel laberíntico que implica el no saber cantar, y más aún, el no tener el vestido perfecto, ni tampoco siquiera la más pálida idea de qué zapatos usaré, veo a lo lejos, sin embargo, una posible luz inspiradora, una fuente de saber que sé -espero- me podrá quizás llevar por el duro, aunque alegre al fin, camino hacia el éxito.




Algo entendí: sí, quien me mande está deshaciéndose de toda la fruta del mundo.

Peor es nadar

Qué necesidad, digo, de querer empezar en octubre con una actividad que implica, por lo menos:

- comprarse una malla enteriza
- ponerse una malla enteriza
- comprarse antiparras
- usar antiparras
- comprarse gorra de baño
- usar gorra de baño
- verse en un espejo con malla enteriza, antiparras y gorra de baño
- presentarte ante compañeritos nuevos con malla enteriza, antiparras y gorra de baño
- tener flashbacks desagradables sobre la pileta del colegio
- mojarse el pelo con agua clorada
- cambiarse en un vestuario
- transportar una toalla
- depilarse con frecuencia perfecta
- pagar 160 pesos
- caminar 10 cuadras de ida y 10 de vuelta
- usar los términos croll y andaribel (andaribel? vamos!) con naturalidad.


Todavía no decidí si nadar o nada, pero algo me hace poner un toque en duda todo este asunto de hacerme la deportista y sobre todo, lo de hacerme la original, teniendo en cuenta que los rollers que recibí para mi cumpleaños descansan desde ese entonces infelices en mi placard.

martes, 23 de septiembre de 2008

A falta de diván

Mi papá me pidió perdón.


¿qué?

Así que soñe que volvía al pasado, a Lambaré II, que en realidad era distinta. Me la encontraba a mi mamá y a mi hermana, y obvio, a Nancy, esa hijadeputa. Le intentaba explicar a mi mamá lo mala que Nancy era, lo mal que nos trataba, y las tranquilizaba sobre el futuro "Quedate tranquila que se viene cambio de cuarto", le decia a Paloma. "Igual en unos años se van a mudar a Oro", y así. Pero no me creían, o mejor, me creían "loca".


A todo esto, brotada. Literalmente. Un zarpullido feroz. Eso no es sueño, eso es actualidad.



En fin.

Voy a empezar natación.

viernes, 19 de septiembre de 2008

La venganza será terrible

A usted: señora que escupió sus quejidos a lo largo de toooodo el trayecto subterráneo de la linea A justo, justo en mi oreja cuando el vagón estaba repleto, abusando de mi imposibilidad motriz. A ustéd: que repetía "qué desastre", "qué trenes de mierda" y no paraba de hacer chasquidos con su boca "tchss", "pssch" "mpch", multiplicando mi mal humor tan impunemente. A usted: que no me escuchó cuando le pedí que por favor dejara de echarme tanta malavibra en la cara, a mí, que ya estaba llorando debajo de unos anteojos de sol. Si, sí, a usted, le digo: que me la imaginé saliendo despedida por la ventana del vagón y llegar hasta el andén después de una gran patada que muuuy fuerte le dí. Que fue fantasía pero que quiero que sepa: que su caída fue muy ridícula y me hizo reir silenciosa pero profundamente durante muchos, muchos minutos.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Monday bloody monday

Finalmente, logramos despejar la mesa ratona -el baúl- de pilas de papeles acumulados; y el perchero de la entrada, antes repleto de bolsas y carteras mías de todos los tamaños, abrigos que no uso pero ocupan mucho lugar, e incluso cajas de minicomponentes llenas de telgopor, tiene ahora sorprendentemente algunos huecos (algunos significa bocha). Aire hicimos. Los libros que antes ocupaban un sólo estante ahora se expandieron a dos, libres los libros. El cuadro de Kramer cuelga sobre la pared y la lámina de Miró sobre el descanso de la escalera, con marco roto todavía, que todo no se puede. Los cds están apilados por categorías: piratas y originales. El cable de Fibertel viaja desde afuera pegadito al zócalo y llega a la computadora enrollado de tal modo que ni Astor ni Mondiola puedan ganarnos. Ordenéeeeeeeee miii placaaaaaaaaard. El aceite tiene un tamaño que sí entra en el estante. La comida de los gatos es enorme pero encajó perfectamente debajo de la bacha de la cocina. Tiramos las bolsas de basura. Cambiamos las bombitas quemadas. Limpié los baños con lavandina y puse el detalle de la vela aromática. Hicimos fatay. Hicimos asado. Hicimos pizza. Él hizo todo, en realidad. Hasta cumplió años. Vimos la pistola desnuda. Viajamos en lancha a una isla. Nos recostamos en alfombra de pasto. Tomamos cerveza. Tomamos cocacola. Dormimos en un tren. Sacamos fotos digitales. Reimos, reimos.



Y al fin, lo inevitable.

Al mundo color de rosa

lo prefiero verde.

jueves, 11 de septiembre de 2008

NO HAY CRITERIO

No, señor, no vio el cartel?

..

Claro, pero hace raaato ya que no tengo, no.

..

Y, a ver, puebe en el blog de acá a la vuelta, quizás...

..

Naa! pero por favor! Un placer.
Ta luego...

..

I want to believe

Somewhere over the rainbow
Way up high
There's a land that I heard of once in a lullaby

Somewhere over the rainbow
Skies are blue
And the dreams that you dare to dream really do come true

Someday I'll wish upon a star
And wake up where the clouds are far behind me
Where troubles melt like lemon drops
A way above the chimney tops
That's where you'll find me

Somewhere over the rainbow
Blue birds fly
Birds fly over the rainbow
Why then oh why can't I?

If happy little blue birds fly beyond the rainbow
Why oh why can't I?

lunes, 8 de septiembre de 2008

Que alguien abra un cursito

y explique al mundo Cómo desatar nudos de garganta

sábado, 6 de septiembre de 2008

Ojo con lo que pedís

Porque ponele: pedís un aumento, y te lo dan.

La practicábamos para el Show del Clio

Papá: cuando
Palo: (cuando)
Papá: nos pasa que al recordar
Palo: (nos pasa que al recordar)
Male: nacen los pensamientos

Todos: Y se hace sentir, lo que llevamos dentro!

Papá: sentiiiir
Palo: amaaaar
Male: viviiiir

Male: sólo aprendamos a dar

Todos: una dulzura especiaaal

martes, 2 de septiembre de 2008

A falta de Puan

Quería contar que hoy terminé el ya famoso Taller de prensa y fui la alumna que hizo la mejor gacetilla.

La mejor escrita, no?

Que fui la mejor, digamos.

Y eso que los cuatro aparatos iniciales al final ya éramos ocho.



Bueno, sólo eso.


lunes, 1 de septiembre de 2008

La rubia tarada

Igual, ahora ya no soy Taaaan Rubia.

viernes, 29 de agosto de 2008

Filtro

Me molesta bastante no escribir lo que quiero.


Este seudo diario público es una chantada.



Además:
+ Es viernes y estoy de mal humor.
Combinación incoherente y triste si las hay.

Al mal tiempo, buena cara

Aunque me gustaría ser un poco más maya y menos gregoriana.

miércoles, 27 de agosto de 2008

A una letra de brillar

No hay palabra que odie más y me parezca más mentirosa -o anti freudiana al menos-, pero sí, ok, lo confieso, estoy stressada.

...


Hace un rato lloré un poco porque el trámite que habíamos hecho estaba mal hecho.
No me dí cuenta y hasta atendí a dos personas con todo el rimmel corrido.

Creo que cuando se vayan estas obras benditas -putas- para el otro lado del globo voy a descorchar un champú y me lo voy a tomar entero. ENTERO.

Que sé yo... el strass también lo odio pero al menos brilla, berretamente, pero brilla al fin.

domingo, 24 de agosto de 2008

Sanadora

Esto de que voy a curar una muestra es medio reiki, o no?

martes, 19 de agosto de 2008

una cuestión de actitud

Después de decir que estuvo pensando en mi pelo y agarrarme las manos, mi jefa me dijo que la empresa me regala sesión de brushing y manicura mientras dure la semana de la moda.


tengo que tomar muy a mal el comentario


o


ponerme de buen humor porque voy a ir gratis a la peluquería?

viernes, 15 de agosto de 2008

Mi mamá es psicoanalista

mamá
tenés que elegir, male, tenés que elegir.


male
sí,sí, es verdad.


mamá
es que vos no querés perder nada!


male
jeje..si....hm..


mamá
igual todo lo que elijas va a estar bien.


male
...mse..


mamá
el problema no es que no te la creés,
el problema es que te la creés demasiado,
que pensás que podés hacer todo.
Y sí, porque como todo lo que hacés te sale bien!
Y al final eso es lo mismo que nada..
¿no?


male
....
hm.


mamá
igual viste que las elecciones no son para siempre, no? es importante eso.


male
sí.
...
pidamos la cuenta, no?


mamá
dale.

jueves, 14 de agosto de 2008

Mar del Plata en invierno:

esperanos con las olas y el viento, por favor.

domingo, 10 de agosto de 2008

No aclares que oscurece

"Parecés un personaje de cuento con ese vestido.

Te queda lindo, igual."






Ahora ya sé que no debería usarlo nunca más.



Día del niño

Mamá
podemos poner a male en la tele?
Male
no.
Mamá
daaaale, no se puede? ponemos el video de male en la tele?
Male
no.
Mamá
qué? no da?
Male
no, ma.
Mamá
bueno, cuchi.

jueves, 7 de agosto de 2008

Mala prensa

Encima, ayer me llegó un mail con este subject: Ganaste entradas para vos y un acompañante para la Avant Premier de Los Expedientes Secretos X!!!


Es posta.
Pero tengo el curso de prensa ese, así que no puedo ir a la función.

Obvio que mi acompañante tampoco va, casi que se lo prohibí.

¿Por qué?

Porque soy egoista y a veces sólo puedo pensar en mí ¿ok?

martes, 5 de agosto de 2008

Dime con quién andas

Ayer fui a un curso de prensa. Raro. Fui becada, igual. Y resulta que los otros cuatro que asistieron eran cuatro aparatos: una analista de sistemas que quería aprender a expresarse; un seudo periodista que dibujaba las comillas en el aire; un artista que todavía lee Clarín; una bioquímica que quiere promover los nuevos descubrimientos de la ciencia.



Yo llegué a casa y después de cenar me puse a armar gacetillas con lo que había aprendido.


Estoy un poco mal por todo esto.

sábado, 2 de agosto de 2008

La papa de cada día

"ves lo que te digo
si hay mas guita eso lo haces d takit
no es el huevo y la gallina
es la papa y la gallina"


mike

jueves, 31 de julio de 2008

Perras de la calle

Apenas salí de la pollería de enfrente de casa me crucé con dos mujeres agarrándose de los pelos. Literal. Nunca había visto una pelea de minas, me parece. De tipos, creo que tampoco, en realidad. De parejas, sí. Me acuerdo una que con Franni nos quedamos escondidas en los arbustos de Lacroze para seguir la novelita.

Acá era igual. Sólo que fue menos de gritos y más de manos. El semáforo ya había cortado pero yo me quedaba ahí, viendo como una a la otra se aplastaban la cara, presionándose los cachetes con los dedos. No podía dejar de mirar. Y encima se decían "¡hijadeputa!" "¡con mi marido no te metás!", cosas así.

Y yo ahí al lado -al lado, eh- con la bolsita de milas en la mano, seguramente con una cara mezclada de boca con sonrisa contenida y ojos de "sepárenlas!!". Porque a todo esto, las viejas (no eran viejas, tenían unos treintaybastantes avejentadísimos) se estaban agarrando sobre la calle, en el asfalto, y me daba un toque de miedo que pasara un auto e irónicamente se las bajara a las dos de una.

Al final no las atropellaron, pero sí forcejearon tanto que se cayeron las dos al piso sobre la vereda, un hit. Arriba de las baldozas se contorneaban acostadas sobre sus laterales, prendidas una de la otra, sin moverse tanto pero hipertensionadas, unidas por la misma pasión, ellas.

La gente pasaba, miraba, y se iba. Y yo me quedaba ahí. Todo este tiempo me quedé ahí. No es que haya sido tanto pero por un momento se suspendió, o algo así. Sentí que tenía que hacer algo, que se iban a lastimar feo, y me agarró una especie de culpa anticipada con la que no hice nada, porque soy judía, sí, pero no taaan tarada y en un momento de lucidez me confesé a mí misma que ni daba meterse en tal quilombo. Ni el pollero que había salido a ver el show estaba tomando cartas, y él era de los que parecían tomarlas, así que me quedé en el molde.

Todo seguía más o menos igual. Ellas prendidas fuego, yo mirando boba. El tiempo había quedado ahí, todavía. No pasaba a mayores y el semáforo ya había cortado otra vez. Entonces una gritó, "Auxiliooo! soltame, soltame" y la otra le respondió "sí te suelto me soltás?" Y se soltaron a la vez. Y yo también solté carcajada sin vergüenza, aproveche el semáforo y crucé.

martes, 29 de julio de 2008

No suena lógico

Estoy tan, pero tan en cualquiera que ya no escucho la radio a la mañana.

Ahora que sí trabajo en mi trabajo:

antes: que el blog, que el msn, que blablablabla, que me aburro, que mejor otro trabajo, que un embole, que mejor leo, que mejor me voy, que al final para qué, que hace demasiado tiempo.


ahora: que me stresso, que los mails, que el presupuesto, que tokio, que mexico, que grecia, que reunión, que la misma plata, que el arte, que el pentdrive, que las fotos, que las notas, que la prensa, que el comodín, que la gila! la gila!!

domingo, 27 de julio de 2008

cantata de vestidos recurrentes

voy a repetir vestido
es muy lindo
es cómodo
es sentador
no tengo otro
tan genial
aunque no es lo ideal
según las leyes
del glamour
estoy harta de probarme ropa
nada me queda tan bien
estoy en problemas
porque voz no tengo
para cantar en la muestra
ayer me acosté tarde
y grité bastante
porque soy medio así
cuando invito gente a casa
y también
cuando voy a la de otros
además fume
y me contagié
unas anginas inventadas
entonces ya es un hecho
que no voy a poder cantar
como debería
linda tengo que estar
o lo tengo que intentar
figurita repetida
es un bajón
pero sólo van
los que me quieren
así que todo ok
sabrán comprender
a ellos les habrá pasado
alguna vez?
además hay gente
que no conozco
que nunca vi
que no vio tampoco
nunca el vestido
ellos no importan
de todas formas
me hice un baño
de inmersión
con sal gruesa
recién
y me relajé
me dije a mí misma
hacé lo que se te cante
no te enrosques
ponete el mismo
ya fue

martes, 22 de julio de 2008

Can't help it

Odio el hecho de que nunca me voy a recibir. Odio ya darlo por hecho. También odio tener que darme palmadas a mí misma a la vez que me digo "no, pero si esto ES una carrera, tontita, vamos". O peor aún: "todos las barreras que tuviste que romper!!" Pabre. Y aún más el hecho este de no creerme y por eso cíclicamente cada medio año, justificar mis inscripciones a la facultad con un "si a mí me cabe estudiar y me va bien, la hago tranquila y punto" y mis abandonos con un "es obvio que esto no es lo que me gusta, hay que hacer lo que a uno le gusta, hay que hacer lo que a uno le gusta". Odio con mucha profundidad pensar en la posibilidad de estudiar PSICOLOGIA? sólo porque mi madre muy psicoanalista me dice que sería "brillaaaaaaaaaante". Y más odio pensar en cuánta plata plata plata voy a ganar si sigo odiando todo esto, hasta consecuentemente odiar preguntarme de qué voy a vivir cuando sea grande, y odiar darme cuenta de que ya soy, ya soy bastante grande y responderme que seguramente viviré de lo mismo que ahora, que no es lo que me gusta, para poder cubrir los gastos de lo que sí, que no es una carrera universitaria ni a eso se parece y que encima hace más de oocho?! años que estudio y no tengo diplomas, ni videos, ni RE SUL TA DOS, sí señor, que es lo que parece que importa, que es lo que me importa, aunque todo me haga pensar que no.





uffffff

jueves, 17 de julio de 2008

Sólo por hoy




Odio que hagan esto en vez de subir videos.


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

pero esta me pone sensible, así que los perdono.

De memoria

Mientras suena la pista vacía, yo al lado del parlante sin aire ni voz. No es que no quiera, pero ayer me acosté a las 2 am después de haber gritado bastante en un ensayo y fumado muchos cigarrillos antes de arrancar.

Es gracioso, porque no para de sonar ese pianito quemante en el Winamp mientras escribo. Supongo que podría ponerle stop y punto. Pero tengo la estúpida creencia de que oyendo los acordes quizás después me salga mejor, soy cualquiera.

Otra vez mi neurosis está produciendo unas anginas de mentira, otra vez voy a tener que hacerme la que practico canciones con un guitarrista, otra vez los otros alumnos mintiendo "pero si te sale re linda" ante mis deformes caras depresivo-vergonzosas, otra vez tengo el problema de no tener qué ponerme, otra vez las ganas de invitar a todos y las ganas de no cantar nada y cancelar; y con esta clase de pequeñeces yo tengo el don de armar una tragedia argentina, que no es poco.

Sé que ya debería poder recordar al menos alguna de todas esas razones pero justo, justo de eso no puedo acordarme.

Soy tan obvia y repetitiva que haría un manual con mi nombre para regalarmelo en el día del amigo.

lunes, 14 de julio de 2008

Everything happens for a reason

Hoy estaba en el colectivo pensando títulos para el mail del día del amigo -sí, ya sé- , y en frases como "amigos son los amigos", y en canciones como "uh, vaya lío! los amigos de mis amigas son mis amigos", "un amigo esunaluuuz", "amigos, ahora y para siempre amiiigoos", etcétera.

En un momento se me sienta una señora al lado con un libro en la mano. Una señora generosa que me mostraba la tapa para que supiera qué estaba leyendo, que no cualquiera. Y después de reirme un poco del título ("Clínica de los fracasos del fantasma") llegué a donde decía el nombre del autor y me agarró un sincopecito.
Volví a mirar porque creí estar forzándolo todo y ahora la vieja hijadeputa no me mostraba la tapa! nanananana dejame verrrrrrrrr, dejame ver YA! TE VOY A PEDIR QUE ME MUESTRES SI NO LO HA.-


pf!

...

era.


la autora se llamaba Silvia AMIGO.


chupate esa mandarina!

Primicia III

El viernes descubrimos con ang y franni que aquel inocente día en que por primera vez les dijimos a nuestros papás "¿qué llevo?" antes de ir a su casa, nos convertimos en adultas.

jueves, 10 de julio de 2008

Tarde pero seguro

Aprendí a subir videitos.


Y ahora que sé que es tan fácil, también sé que no da anunciarlo como si fuese gran cosa. Pero bueno, son de estas pequeñeces de las que nos valemos para sentirnos mejores personas ¿o no?



miércoles, 9 de julio de 2008

Pasada de revoluciones

Male
Hola, buen día.

Pibito
Buen día.

Male
¿Te puedo pedir un favor?

Pibito
Sí, claro ¿cómo no?

Male
¿No podrías ponerte los auriculares para escuchar tu música? Sinceramente yo no quiero escucharla.

Pibito
Uuyy, obvio ¡perdoná! No sabía que la cumbia no daba para esta hora. Claro, feriado a las 9 am, te debe estar quemando el paparapapapan papararapaán. Además no me había avivado lo de los auriculares ¡qué goma que soy! Ahora con lo que me decís voy a ser mucho más consciente de que existen otros con los que hay que convivir ¿no? Y que tal vez uno puede ser feliz sin tener la necesidad de cagarle una mañana al resto... qué bueno. Voy a hacer correr la pelota hasta que esto se haga una moda como mi flequillo. Gracias, che. ¿Cómo te llamás?

Male
Malena.

Pibito
Gracias, Malena. De verdad.

Male
Nah, por favor, gracias a vos.

lunes, 30 de junio de 2008

Me caigo y me levanto

Eso que se dice sobre los lunes, los tan maldichos lunes, esas masivas puteadas que han recibido en tan diversos idiomas, no es más que otro gran engaño, señores.

Confieso que vi Zeitgeist y ando un touch paranoide, pero la verdad verdadera, si es que existe, es que los lunes son ese elemento necesario para dejar el fin atrás y volver a arrancar.

Empezar otra vez, desde cero, o desde el menos algo, pero arrancar. Qué tanta historia, loco.


(Lo que sí: que sea con café, tostadas, y mucho amor, eh!)

El cuento de la buena pipa

jueves, 26 de junio de 2008

Yo que la viví (*)

Si te encuentras llorando en un bar frente a una amiga que ante tu lamentable estado propone el plan groso de faltar a sus respectivas clases de teatro, por favor, no lo dudes. Acéptalo sin más. Haz a un lado la culpa. Ratéate y colabora un poco con tu felicidad.






*: gracias a ella

miércoles, 25 de junio de 2008

Amigas son las amigas

male: sí, a mi también me vendría bien hacer terapia.



nati: sí, ni hablar male, NI HABLAR.




(sic)


lunes, 23 de junio de 2008

yo-yó

Soñé que Mike salía con otra chica. Una morocha que yo conocía de la librería Miles, y que siempre me hacía descuentos por ser del barrio. Caminaban de la mano por la calle y yo los miraba...

Cuando me desperté me pregunté por qué había soñado con ella.
Y ahí me acordé: ella también se llama Malena.
Tan sólo una mujer

Ama de casa desesperada

No da que venga la dueña del depto a chequear una filtración, un lunes a la mañana cuando es ooooooobvio que prefiero dormir antes que estar careteándola y que, para variar, está todo enquilombado de, por lo menos, el fin de semana. No da.

Despedida de solteras

Ayer ordené el cajón de las medias:

2 pares completos.

17 medias sueltas.



Sí, me voy a comprar nuevas, pero antes voy a mezclar estas, que pobrecitas descansaban dadas vuelta adentro del placard. Que nunca salían por solteronas amargadas. Nah. A partir de ahora: una roja con una violeta, así como si nada y punto. Qué tanto esperar al príncipe azul. A mover las cachas, chicas.

miércoles, 18 de junio de 2008

Enigma

Qué es eso que nos produce la peluquería que hace que nuestros días se tornen tan plenos de pronto.

Estar de base dos horas metida ahí adentro, no.

Mirarme al espejo durande esas dos horas, no.

Que me ofrezcan productos humectantes sin parar, no.

Que me reten porque hace mucho que no voy, no.

Que me sugieran un corte de pelo, no.

Escuchar música electrónica al tope, no.

Leer la revista Caras, puede ser.

Ver las caras de clientas viejas y estiradas, no.

Tener parejo el color de mi cabeza, y si.

Que me arda el cuero cabelludo durante diez minutos, no.

Que me laven la cabeza, sí.

Usar esa bata blanca, no.

Pagar una pequeña fortuna, no.

Alegrarme por no haber dicho que sí a todos los productos humectantes, al corte y al peinado, no.

Ver mientras pierdo el tiempo lo bien que sale Araceli en las fotos, tampoco.




Realmente no lo entiendo, lo juro. Salgo feliz de ahí adentro. Feliz.

sábado, 14 de junio de 2008

I'm a looser, baby

Me preguntaron hacía cuánto que no lloraba y me sentí orgullosa. Había pasado ya más de una semana sin ni una lágrima, y las últimas habían sido totalmente justificadas -por "stress", por "exceso de trabajo", por cosas como esas-.
En ese momento me acordé de las épocas no muy lejanas en que llorar era una actividad tan cotidiana que tenía clasificados mis llantos por distintos rótulos: el llanto silencioso, ese de poca humedad; el llanto porque sí de días depresivos; el por las películas; el llanto iracundo, que trae dolor la cabeza; el llanto desconsolado, con movimientos de hombros y sonido desgarrador; el que me provoca convulsiones corporales pero no tiene nada de ruido; el de alivio; el que no quiere ser visto; el que no puede no serlo... y así. También está el de tanto reirme, que no pertenece a esta lista y por suerte tiene una frecuencia alta.

Así que feliz andaba pensando lo bien que me encontraba esta semanita, jactándome de mi estabilidad, creyendo ingenua pero sinceramente que esa era una vida posible.

Hasta que otra vez las inmorales gotas, cuando les pinta y sin culpa alguna saltan hasta la almohada o se mezclan con el agua dulce de la ducha. Se divierten sin piedad haciendo el show, eligiendo cuáles serán sus próximos ritmos, sus medidas, cuán hinchada se volverá mi cara, cuán azules mis ojos.

Es que ellas siempre ganan.

Al menos me correspondería irme a Berlín.

jueves, 12 de junio de 2008

Prácticamente mal

Yo digo "prácticamente" como si dijera "casi totalmente". Es cualquiera. Es prácticamente cualquiera.

martes, 10 de junio de 2008

Injusticia

¿por qué las cosas más geniales se me ocurren justo antes de dormirme y se me olvidan justo antes de despertarme?

lunes, 9 de junio de 2008

lacadé

Justo, justo, le di un beso cuando metían el gol.

viernes, 6 de junio de 2008

Tan top porvenir

Y bueh, no me queda otra que salir despedida hacia la superfice.
Salir volando.

tanto por venir, o tonta por ir, o tanto porvenir, o vino tan pro, o proto tan vivo, o vive de vino o primo divino o diva de primera o deprimida o prendida o aprehendida.

A los docentes les gusta decir "Aprehender, con hache"; pero yo no soy docente.




[Ya voy a dejar este período abstracto confuso y aburrido. Lo prometo.]

miércoles, 4 de junio de 2008

Descontrol Remoto

Son pensamientos horribles, lo sé. Pero pasa que se me sube el volumen de pronto. Se me pone la pantalla en AV. El brillo se me distorsiona y los colores se desaturan de golpe. El contraste está al tope. Es que no tiene las pilas para dar la orden que quiero, se agotaron. No puedo cambiar de canal, no puedo nada. La imagen se vuelve lluviosa y el ruido grita en blanco.

Hace dos semanas filmé para mi hermana un corto en el que "Malena" soñaba con su alterego asesino, "Male TV". Le sacaba ese bendito aparatejo de la mano que todo lo puede y la manipulaba hasta hacerla pedir su porpia muerte.

Parece que a veces la ficción y la realidad se separan por una línea finísima, eh.

viernes, 23 de mayo de 2008

Sírvase opinar

Es sabido que Uno tiende a repetirse. Desde tiempos inmemorables sucede que los espacios intentan disfrazársele a Uno, a veces con más y otras con menos ornamentos, para encubrir lo que quizás sus paredes tienen para mostrarle (esa verdad desubicada con la que Uno no puede lidiar).

Y Uno entra, nomás. Se la cree. "Aquí sí que podré lograrlo", piensa. Uno se enorgullece. Hasta que de pronto, alguna parte del decorado -es un detallecito, a veces- da cuenta de una diferencia. Como cuando Uno se acuerda de los sueños que tuvo la noche anterior por alguna pavada que lee. Y entonces rápidamente Uno se da cuenta que ha vuelto a ese mismo lugar, a ese mismísimo lugar. ¿O tal vez estuvo allí todo este tiempo? Claro, Uno se suponía una especie de hippie desafiante, "yo aquí sí que no vuelvo", siempre aseguraba, "yo de este lugar me corro", e iluso suponía que lo había logrado, "por fin, por fin", se decía. Y ahora esto. Como el amor de Andrea, sin pedir permiso, Uno vuelve al mismo indeseable puntito, por dios ¡al mismo!

Las preguntas que hasta ahora Uno no logra responderse son: ¿cómo hizo Uno para repetirse de ese modo, para lograr esa suerte de dejà vu, aunque con la atroz diferencia de la vergüenza, la culpa y el odio al prójimo que implica la realidad? ¿Cómo hace Uno para afrontar el éxito de tal puntería, esa de encontrarse de golpe en aquel lugar en el que justo, justo, no quería encontrarse? ¿Es Uno capaz de transformar tal escenario o más bien no le queda a Uno otro remedio que resignarse a sufrir cíclicamente? Y si así fuese ¿es Uno capáz de todo eso?

¿Ud, qué piensa?

lunes, 19 de mayo de 2008

Los domingos en familia

El sábado aprendí en una fiesta -ya sé, es raro- lo que era un palíndromo. Digamos que es a las palabras lo que lo capicúa sería a los números. Por esas coincidencias de la vida, cuando vino a almorzar el domingo mi hermana a casa, me contó que le habían asignado la tarea de armar algunos para la facu. Es buenísimo. Es quemante. Pero le salió este:

"O de Perla o al re pedo".

No sé si se la va a aprobar el viejo, pero bien que nos sirvió para reirnos un rato. Perla es mi mamá. Por eso nos reíamos. Además también estaba ella presente y también se reía... y Willy, que es el novio/marido, reía también. Pasó ese momento y después con mi hermana le tirábamos el palíndromo a mi mamá cuando decía algo ocurrente, por ejemplo. Y Willy le decía "cagaste", como diciendo que lo vamos a usar siempre. Y ella se reía otra vez y se acomodaba el pelo mientras decía "que hijas de puta, que hijas de puta". Y así..

Revelación

Tengo la esperanza fuerte de que este golpe bajo en vez de atornillarnos en la más profunda de las depresiones puede llegar a elevarnos. Una especie de empujón hacia otro tipo de dinámica. La dinámica voladora, sería. Más allá de que resulte un optimismo forzoso, que aparece cuando las coincidencias se transforman en repeticiones que desesperan, estresan, traen pesadillas, ponen en juego todo lo anterior, y cuestionan si uno realmente está haciendo las cosas bien para finalmente responder que no...en fin, más allá de casi todo eso. Porque al fin y al cabo se trata de una cuestión de fe, hasta el momento. Y quizás justamente sea Ese el problema, ahora que me doy cuenta. Claro, justamente es ese.

Hitler

Si me vas a hablar del tiempo, mejor callate.

domingo, 11 de mayo de 2008

Pabres

Sinceramente ¿qué necesidad hay de enseñarle a un niñito a llamar "BABAU" a un perro?

¿Qué se les pasa por la cabeza a esos enfermos?

sábado, 10 de mayo de 2008

Mi mamá II

Terminamos de ver Juno...



Willy: No, no te van a atender ahora ¡si tenías turno para las 4 y media! ¡Son las 5 y media ya!

Yo: Sí, te van a atender pero vas a tener que esperar...

Mi mamá (abrigándose): ¿Y qué les digo ahora?

Yo: ... poneles cara.

Mi mamá: ¿"aaaaaaaaaaahhh" ?

Yo: ¡Sí, esa!

Mi mamá: Ay, gracias, cuchi.



Y mamá se fue a la peluquería.

viernes, 9 de mayo de 2008

Mentira piadosa

El martes por la mañana llevé a Mondiola a la veterinaria. La dejé para que la operen y me despedí para ir a trabajar. Cuando volví, la encontré medio dopada todavía, con un lateral todo rapado y los puntos a la vista. Es graciosa ella: aún en el sector sin pelo sigue teniendo esas manchas de vaca en la piel.


Asumo que por mi cara de madre castradora culpsa fue que antes de irme los doctores me aclararon que estaba bien mi decisión, que así le evitaba problemas mamarios graves. Y eso me alivió realmente...


Pero luego, lo inevitable. Esa misma noche soñé que con mi mano aplastaba gatos iguales a Astor cuando era bebé. Los aplastaba con la mano hasta matarlos.

jueves, 8 de mayo de 2008

Felicidad en 3 pasos

Sinceramente, volver al tequila con el objetivo claro de emborracharse es algo que rejuvenece. Es una de esas cosas que llevan directamente a la adolescencia, como por uno de esos toboganes de agua, pero de esos que había en Coconor y que alguna vez me lanzaron tan rápido a la pileta que me partí el labio inferior, terminé en la enfermería, mi mamá se desmayó de la impresión y a mí me quedó la marquita en la boca, chiquita la cicatriz.

Aún más atractivo es desplegar el tiempo de ese modo en medio del festejo del mismísimo cumpleaños de uno, que es una sola vez al año (o 3 en mi caso), siempre que uno decida celebrar, claro está. No sólo por la cuestión evidente del paso de los años, sino porque no cualquier día me propongo llegar tan lejos (es otro viaje que emprendo): sin saber cómo, me monté sobre ese par de tacos rojos; me pinté todas las uñas, las veinte, de un mismo color; me regalé ese lujo para la boca que es ponerle a los labios algo de rush; me compré un vestido para la ocasión. Y aunque la música no era buena -vamos a reconocerlo: Alejandro nos traicionó, y eso no se hace, Alejandro- todo estaba en su punto justo.

Pero la gente iba llegando al baile, la gente iba llegando al baile, y entre los piropos deslizaba: Que qué hacía tan sobria, que empezara a tomar ya, etcétera. Que me importa lo que opinan los demás, eso es una obviedad (quien lo contrario afirme es un caradura); pero aquí se trataba de otra cosa. O de la misma, invertida. Hay veces que esas exigencias del mundo se traducen en una pregunta hacia uno mismo, en una posibilidad, en una opción potable, y rápidamente se vuelven lo único que uno quiere en ese instante, y con suma urgencia, parece, porque sin lugar a dudas nos sacarán sonrisas, nos harán muy bien. Esas transformaciones veloces que nos ocurren a quienes mi amigo Nicolás rotuló de una vez y para siempre como seres culohervidos.

Cuestión que esas cervezas ya no estaban provocando el efecto preciso. Necesitaba algo más radical. Ya era hora de ir a lo seguro. Pero había que conseguir que alguien me acompañara, eso sí, porque la escenita de clavarme uno de esos vasitos sola en la barra de un cheboli en el día de mi cumpleaños no era una idea de lo más prometedora. El límite se vuelve muy delgado entre esos detalles que glorifican y aquellos que pueden llevar todo justamente hacia el lugar opuesto al que uno quiere dirigirse, hacia el más profundo avismo.

Por suerte con sólo girar mi cabeza me encontré con la de Betsy, con su permanente nueva que también quería sentirse un poco de 15, que también culohervideó con la idea, digna partenaire. Corriendo fuimos hacia la barra. Creo que Sergio filmó todo, ese teletransportador al año 99: la sal, el martirio, el limón. 1, 2 y 3. Listo. Y con los temas que pasaba el gilazo de Alejandro, ya estaba todo resuelto. Hasta bailé una canción de Viejas locas, Dios Siesqueexistes Mío! Misión cumplida!

Parece que es cuestión de decretar, nomás, de proponerlo en el subject de un mail: qué buena se puso la fiesta, al fin y al cabo.

miércoles, 30 de abril de 2008

Son Paloma y Malena las hermanas mala buena

Siempre me gustó que mi hermana y yo cumpliésemos los años casi-casi (es 2 la diferencia) el mismo día. Como si esa pavada fuese también otra de las cosas que nos unen. Porque desde chicas que sabemos eso que sólo nosotras sabemos. Y más desde hace unos tres años, que ya no vivimos juntas y no es necesario tolerar los ataques de ira que nos saben invadir el pecho bastante seguido.


Me acuerdo por fotos de ese cumpleaños de cuatro: en "Juego Libre", mi mamá con un enterito de leopardo, una panza gigantezca, mi hermana adentro, y una permanente que le enrulaba a la perfección un pelo medio rubión. "Juego libre" era genial. Tenía varios sectores por los que ibas pasando a lo largo del día, el pelotero, los avioncitos, los espejos locos, y al final todos los nenitos nos metíamos en un vestidor lleno de disfraces en donde nos transformábamos para terminar bailando bajo una bola de boliche. Al final, las velitas. Al final, los deseos.


Otra vez lo festejamos juntas en "Días felices", en el mismo lugar, bah, pero en distintos salones. Yo 10 y ella 6, creo. Y no sé por qué a mí se me había ocurrido ocultárselo a mis compañeros del grado. Les adelanté durante una semana que iba a haber una sorpresa. Y medio que logré cebarlos con la intriga. Pero me acuerdo que en algún momento todo se me fue de las manos. Alguno (Nicky Jamshon) preguntó si la sorpresa era Nicole Newman, y yo por alguna razón había llegado a decir que sí. Esas cosas en las que uno se mete sin saber cómo pero que de golpe -en el micro yendo al salón- ya no tienen vuelta atrás. Las patitas de la mentira dejan de correr desesperadas para quedarse fumando un pucho en la esquina, porque ya está, piensan, no llegamos...


Otras veces, con la familia. En general íbamos a cenar afuera el día que Palo cumplía, porque al siguiente siempre era feriado. El momento crítico siempre llegaba a la hora del cantito: mientras ella quería apagar sus velitas, todos cantaban Que los cumplas Paloma y Malena, que los cumplas feliz. Todos se reían por eso de intentar meter los dos nombres en la canción pero Paloma no, obvio. Era su momento. Y entonces todos cantábamos otra vez, sólo para ella.


Después cada una tuvo sus festejos, claro. Ella varios con Marcelo Duba, un treintañero que se había puesto de moda en esa época en los de los más chicos. Y yo, que años atrás había dejado "My way" a un lado, ya hacía asaltos en casa y jugábamos a la botellita, al semáforo, nos dábamos piquitos. Juegos que en realidad odiaba porque nunca me dieron ni pelota en la primaria. Sólo Marianita Lorenz, que era mi mejor amiga.


Ya para los 14, me acuerdo, mi papá fue personalmente a inspeccionar un boliche para ver si podía festejar mi cumpleaños en una matiné, y más tarde llegaron mis intentos truncos de que me dejen legalmente emborracharme en las fiestas de mi colegio. Un sufrimiento. Y así y todo, aún contra mi orgullo -que es de temer- nunca hice eso de no festejar. A veces mucho y otras poco, pero eso de no festejar, nunca.

Este año toca mucho. Cuando pensaba que ya todo había acabado, me acuerdo de mañana -y del sábado- : mañana mamá preparará choripan para las dos, para nosotras que nos queremos tanto, pero tanto.....teamo, teadoro, peroalinodoronotetiro, porquesinó, noteamaría, ni te adó ra ría.

Me encanta.

lunes, 28 de abril de 2008

martes, 22 de abril de 2008

Es mi codicia cumpleñera

Es una lista de regalos posibles (*)(**):





Botas nuevas. Para renovarme yo.

Un abrigo que me quede lindo. Y que de paso me abrigue.

Cualquier cosa que me quede linda.

Un viaje en avión.

Un viaje en barco.

Un viaje.

Una remerita de manga larga.

Una casa.

Teñirme el pelo y cortarme el pelo. Me lo autoregalo.

Maquillajes.

Medias largas bellas. De mujer bella.

Fotos para mostrar.

Soquetes. Sin agujeros.

Una billetera (mentira)

Ropa interior de sólo un color.

Un toco de libros. De ficción. O no.

Plantas. De interior.

Un marmolado. De maru.

Cho.co.la.tes.

Una pi.ca.da.

Un pilón. De películas pirateadas.

Dvds. De brasileros cantando. De gente cantando.

Un micrófono para jugar.

Una cámarita digital para jugar, también.

Cualquier cosa para jugar, me parece.

Un autito. Una camioneta.

Una bicicleta. O aprender a andar.

(Edito. Agrego)
Perfumes!!!!!
Botas de lluvia
Pilotito de lluvia con olor a pintorcito de jardín de infantes.
Marcadores
Muñequitos
Videitos
Cositas





Quiero eso que no se me ocurrió.











* : Este listado no incluye aquellas faltas tales como Paciencia, Delicadeza, Humildad, etc. Aquí abajo sólo se trata de asuntos MATERIALES.

**: Este listado se trata de saber lo que quiero, claro. De saber algunas de las cosas que quiero. Después, que una cosa lleve a la otra. Después, lo que quiero en realidad es eso que pasa en el cumpleaños. Que un mismo día llame toda la gente que te quiere. O una misma semana, para los que se acuerdan por ahí. O algo. Que lo de las velitas es para que muchos que te quieren te den un beso casi al mismo tiempo. Y es tan grosa la energía que circula, sin darme cuenta, que ya empezó. Ya está en el aire mío. Está, está, estamos en el aire?! tutututttururu, tutututututú....


lunes, 21 de abril de 2008

Un poco de cultura

Pekale: Paquetito. Dícese de la comidita que se lleva a casa, después de darse gran panzada en lo de madre o abuela - u otro- que se ha zarpado cocinando. Por lo general es el anfitrión aquel que ofrece con gran insistencia al invitado una porción de los restos; pero llegado el caso de olvido u omisión, el convidado debe recordar que el pekale es un derecho que nadie puede quitarle, por lo que puede -tiene casi la obligación- exigir sin más su porción correspondiente. Ofrecerlo es un deber. Y de quien no quiera aceptar, habrá que desconfiar sin titubeos. Porque el pekale es mucho más que esos pedazos de matambre relleno de arroz y cebolla frita, que unas cucharadas de sopa con kneidalaj: es una voz clara y profunda que desde adentro del taper dice "Porque te quiero, porque lo merecés: te dejo probar una vez más". Ni más ni menos, una segunda oportunidad.

viernes, 18 de abril de 2008

Dos cosas que parecen mentira

1. Un humo aplastado se instaló cómodo en cada rincon de la capital.

2. Casi sin querer respondí a la pregunta "Sos feliz, Malena?"

3. Mi gato sabe pedir upa.

miércoles, 16 de abril de 2008

lunes, 14 de abril de 2008

Cantando bajo la duda

No sé por qué razón es que los que participamos de la muestra de canto, participamos de la muestra de canto.

En mi caso, al menos, sospecho que tiene que ver con:

  • Escuchar a los míos -¡míos y sólo míos!- gritando con la fuerza que sólo dan la amistad, la maternidad, la padrastreidad, la hermandad y la noviedad, un "eeeeeeeeeeeeeeeeeeeehhhhhhhhhhh" cada vez que me subo y me bajo del escenario, que tuve la mejor hinchada.
  • Enterarme de que mi mamá le diga "Sos una infeliz" a una mujer que se puso a hablar por teléfono mientras yo cantaba, y de que Sergio haya samarreado a la misma señora en la puerta del lugar para hacerla callar.
  • Poner cara de cantante.
  • Que hayamos brindado en casa como si hubiera ganado un Premio de la Academia.
  • Hacerme la Björk cantando I get a kick out of you.
  • Hacerme la folk cantando La pomeña.
  • Gastar $26.50 en unas medias Fantasía.
  • Decir "prueba de sonido" con naturalidad.
  • Ponerme un anillo estratégicamente en la mano con la que voy a agarrar el micrófono.
  • Creerme super valiente.
  • Creerme super.
  • Comer diez caramelos de miel en una hora por "deber".
  • Ganar en tiempo récord una batalla contra una gripe psicológica.
  • A ver si esta vez no se me nota cuando tiemblo.
  • A ver si puede darme placer eso que supuestamente hago por placer.

Claro que esto es sólo una leve sospecha...

viernes, 11 de abril de 2008

Mi mamá

- Hola, Ma.. me llamaste, qué pasó?
- No, nada, que estaba pensando. Viste que del programa de Andy se fueron dos productoras?
- ¿Qué?
- De "Perros de la calle", viste? Y ya no es lo mismo...
- Ah, sí, sí...
- Por qué no vas a dejarles tu curriculum, no? ¡Estaría bueno!
- JAJA. Ay, mamá.... bueno, después hablamos, que estoy en el celular.
- Bueno, cuchi, dale, pero pensalo...
- Dale.

miércoles, 9 de abril de 2008

Quiero matar a Sigmund Freud

Es realmente indignante cada vez que mi garganta decide histeriquear conmigo, haciéndose la enferma de esa manera tan sonza. Como si yo no supiera que en realidad... pff. Es que me toma por idiota. Se enrojece, se atora, actúa de lastimosa. Qué casualidad ¿no? ¿Justo en la semana en que por alguna razón que desconozco me atrevo a subirme a un escenario para que sea ella la protagonista? Qué golpe más bajo. Qué actitud más vil. Hoy me compré un tarro de miel. Ya va a ver.

viernes, 4 de abril de 2008

Sálvese quien pueda

Yo sabía que me iba a tocar actuar con ella. Desde que nos habían ordenado por grupos según la cámara, esta tarada ya gritaba de un lado para el otro sin parar y pude temer lo peor. Le contaba a una cómo había hecho para escaparse de un ensayo para poder audicionar, que estaba contenta con su nuevo corte de pelo, que se lo había teñido más rubio que nunca.
Pensé en que me había comprado por primera vez en mi vida un corrector de ojeras, y que al menos por eso valía la pena la audición. Durante mi adolescencia se lo robaba a mi mamá, y ahora -yo, que no iba a gastar plata en esas cosas- por fin tenía el propio.

Apenas nos asignaron juntas la insoportable empezó a desesperarse. "No te voy a dejar tranquila, vamos a pasar letra hasta que nos toque", me aclaró, y más tarde me di cuenta de que era sincera. "Qué bueno que te la sabés, porque tenía re miedo de que me tocara alguien que no y qué horrorr!", me susurraba alto. Si hay algo que me molesta es el susurro alto. Encima, me aconsejaba qué podía hacer con mi personaje ¡y hasta me ofreció maquillarme un moretón en la cara para parecer golpeada! ¡POR DIOS!


A todo esto, caía de maduro cómo iba a seguir el asunto: ella iba a gritarme sus líneas durante toda la escena, la iba a hacer rapidísimo, iba a modificarse cero con lo que yo hiciera, iba a interrumpirme, esas cosas. Y así fue, pero peor. Porque después de que pronuncié mi nombre a cámara como una tarada, empezó la tragedia. Esta tal Noelia era una saico killer. Se paraba, giraba, hacía espamento, ponía cara de robot y casi me estampa la silla en mi cabeza. Y como los otros cientos de actores que se escuchaban detrás, gritaba a niveles desubicados, supongo con la esperanza desesperada de llamar la atención. Claro, docemil personas? 12.000... demasiados. La competencia era feroz, no lo había tenido en cuenta. Y eso que el martes en el Carrera de mente (es "el" y no "la", descubrimos) nuestro equipo se llamaba LAS CAMPEONAS.


Sin embargo, esta vez me sentía como cuando jugas al diez mil y todavía no te sacaste los 750 para entrar a jugar. Una mezcla entre impotencia y resignación que sólo podía curarse con un helado de Volta de dulce de leche granizado y banana split. Y un par de frases alentadoras para mi eguito que, pobrecito, esta vez se había dado un par de golpes contra sí mismo -¿contra qué otra cosa podría haber sido?-, él, que la semana pasada no paraba de crecer.


A la noche pensé en todo lo que podría haber hecho en vez de lo que hice (el helado se salvó). Esos "hubieras o hubieses" que realmente odio por ser casi innecesarios pero que aún así los invito a mi cabeza sin querer queriendo. O queriendo queriendo, porque son esas veces en las que prefiero trágicamente pensar en lo peor de mí y que, a pesar de la inconveniencia, elijo paradójicamente hacer de mis elecciones un bollito de papel que cae fuera del tacho.


Ahora, lo que todavía no pude decidir es si todo esto me reconforta o me deprime hasta el hartazgo. Que es el principio de algo no me caben dudas, pero vaya uno a saber de qué ¿no?

martes, 1 de abril de 2008

lunes, 31 de marzo de 2008

Lucy en el cielo con diamantes

Este fin de semana probé y recomiendo:


Correr por la playa de la mano con tus amigos. La luna cuelga de la nuca y las estrellas están en ese cielo que no puede más. La cara va contra el viento. Los ojos miran allá adelante, allá lejos. Y el mar.


Rapear en la arena. De a dos personas, o más. LLevar campera con capucha.


Ver Notting Hill. Prestarle atención a la escena en que el pelado se lleva a la liceadita en brazos. También a la de la conferencia de prensa. A cómo besa y sonríe Julia Roberts, a cómo él pone esa cara de gil inglés. A cómo llora alguno mientras mira la película.


Cantarles una canción. O varias (O estas: Im Singing in the rain, fly me to the moon, Tristeza nao tein fim, La pomeña), mientras sentados en la arena se mira la marea subir. Regalos.


Comer pizza de La Jirafa Chiquita. Chiozza y Querini, San Bernardo.

Usar sombrero de paja, anteojos de sol y una pelota de NIVEA debajo del brazo.

Ver a un amigo hacer muchas comedias musicales en el lapso de una hora. Mientras atardece, si es posible.


Filmarlo todo. Recordarlo todo. Todo significa hasta donde se pueda.


Chocolate Feelling.



No enfrentarse con la gente hasta no estar bien preparado. Mucho cuidado.


Leerles un cuento. Antes de que se duerman, uno de Fabián Casas fue.


Si es posible, hacer todo en lo que va del atarder de un sábado hasta la madrugada del día siguiente... se amanece de buen humor.

miércoles, 26 de marzo de 2008

Qué hago con tanto ego?



El blog, el fotolog, el facebook, el book, el casting, la obra, la foto, el texto, los ojos, la lente, el espejo, el vestido, el zapato, el escote, el perfume, las uñas, el rimmel, el taco, la voz, las piernas, la canción, el cuello, la palabra, la palabra!




esto ya es demasiado.





(Esto se pasa de castaño a oscuro. Como mi cabeza, que ya de rubia no tiene ni un pelo.)


jueves, 20 de marzo de 2008

Intolerancia pascual

Odio que la gente antes de entrar me diga "¿puedo mirar?".


Algun día -ya van a ver- responderé: NO.

Primicia II

Ayer me di cuenta de que tiendo a sonreir para la izquierda. Intenté, entonces, hacer la misma mueca para el otro lado. Lo logré, con dificultad, pero tuve que abandonar. Si sonrío para la derecha parezco una vieja tomawisky de setenta años.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Llamado a la solidaridad

La situación de precalentamiento en una clase nueva de teatro es de lo más cómica. En realidad, en todo el año está esa cuestión de vergüencita de grupo humano haciendo pavadas a la vez, pero que más entrado el año se va salvando, porque ya cada uno va tomando un rol en el grupo, ya no se mide todo, ya todos sabemos que no hay peligro.

Ayer, en cambio, mientras que en el pecho sentía los mismos nervios del primer día de clases de segundo grado (muchos, porque encima me había cambiado de colegio), para afuera me hacía la que relajaba el cuello, la mandíbula, la espalda, las muñecas. Sacaba la voz un poco -no mucho- y pensaba "Mirá ese cómo se tiró en el piso para estirar, qué se hace?" o "Ella seguro que es buenísima" o "Mejor me pongo acá atrás así nadie me ve" o "Por qué me traje esta remera que está toda gastada" o "Por qué no me tranquilizo un poco y dejo de transpirar".
A mi derecha encontré las caras amigas del año pasado, que entre mi sonrisa tironeada supieron leer "mejor nos vamos a tomar una cerveza al bar de la esquina", y eso de que me comprendieran me hizo respirar mejor, que estábamos en la misma. Y en ellos podía descansar mi seguridad, lástima que despertaba de aquel modo.
¿Cuánto más tiempo nos van a dar para seguir haciendo el ridículo entre todos nosotros? Porque disimulando mi poca elongación no creo que me haga amiguitos nuevos este año! Y si hay quien realmente haya estado usando todo esto para lo que debería?!! A favor del actor?! De ese desconfío aún más... Podemos empezar, por favor...? Por favor, que arranque la clase, que entremos en ese terreno donde puedo crear la realidad que se me canta, por favor, por favor!

Y... empezó.


viernes, 14 de marzo de 2008

Te quiero matar pero te llamo por teléfono

-Consultorio..?


-Hola, qué tal? Quería hablar con la doctora Fleider...


-No, el lunes recién viene ella.


-Ah, bueno, te puedo pedir un turno, entonces?


- Mirá que hasta abril no tengo, eh?


- Claro, es que sabés lo que pasa? El otro día estuve esperando dos horas y no me atendió.


- Viniste un lunes?


- Si


- Claro, los lunes es para esperar. Porque ustedes ¿viste? se piden sobreturnos y esto se llena de gente.


- Pero si yo no pedí sobreturno. Es más, te lo pedí con tres semanas de anticipación.


- Cómo te llamás?


- Malena


- Apellido?


- Schnitzer, con Ese Ce Hache.


- Pero qué pasó?


- Y, que tenía turno 17.30 y a las 19.30 todavía no me había atendido, me tuve que ir.


- Es que los lunes es para esperar. Y bueno pero yo hasta abril no tengo nada.


- Pero entonces dame un sobreturno...


- No, yo no doy sobreturnos



- Pero si recién me dijiste que..



-... salvo que sean urgencias. Y los lunes viene mucha gente, es por eso.


- Bueno entonces tengo que atenderme con otra persona, si la doctora no tiene tiempo ni para atender a sus propios pacientes.. encima que te pido el turno con miles de días de anticipación después me dejan esperando toda la tarde?!


- Y, bueno, no sé.


- (!!!) ...No sabés. Ok,CHAU.



- Chau, grac...


Corté.
Y me puse a llorar un poquito.

Los mosquitos están apoderandose de mí

Hoy no pienso detenerlos!

Me entrego a la mutación sanguínea.

Tal vez este era el cambio que tanto estaba esperando.

lunes, 10 de marzo de 2008

Desde un balcón francés se puede ver Plaza Dorrego

Estábamos en París, en un restaurant italiano. Desde arriba veíamos una esquina de San Telmo. Acá, nosotros: yo unas pastas, él una pizza, los dos un malbec; allá abajo, el resto: cruzar la calle, una puertecita verde, un hombre camina. Acá el pan, las tostadas y las aceitunas en pimienta; en la puertita, al tipo ya se le destrozaba la botella de birra sobre la vereda. Nosotros reíamos cuando veíamos desde Francia zigzaguear al borracho.
Llegaron mis tagliateli al pesto y su Margarita. Ahora enfrente había otro tipo (y del primero ni rastros), un pelado de pelo largo que hacía pis sobre el hierro de la puerta y también sobre el escalón. Algo decía, pero desde acá no lo escuchábamos. Cada tanto aquí entraba el mozo que nos tenía encerrados afuera. Esta vez nos ofrecía el postre y después del "No, gracias" volvía a cerrar fuerte. "Es que si fumás no puedo dejarte abierto, viste?", me decía.
En la entrada verde ya había un tercero. Era uno de camisa abierta que sin darse cuenta apoyaba todo su cuerpo en el meo, en la birra, en los vidrios rotos. Gritaba "Chúpenla!" a los turistas que pasaban, a todos. Y a nosotros -que sí lo mirábamos- no nos veía. Creo que nadie lo hacía. Desde esa Europa cercana podíamos reirnos un poco de los sudamericanos.
Quizás fue justo ahí donde se nos cayó el tenedor. Un tenedor de los pesaditos -no fui yo, tengo que aclararlo- se despegó de la mesa, rebotó en alguna rodilla nuestra, se escabulló por entre las barras de hierro y las lucecitas de navidad del balcón, pegó en el hombro de una señora que justito pasaba por ahí y descansó, finalmente, en el capót de un auto. No sé cómo fue que vi todo, porque tardé bastante en reaccionar, en sacar la cabeza para que, esta vez sí, nos devolvieran la mirada. Un policía bobo doblaba el cuello hacia nosotros y a su lado la mujer con la cara ya deformada por la ira me tiraba unas puteadas. Yo decía "Sí, cayó!" La mina ya había agarrado el cubierto y se lo estaba llevando.
No quedó otra que tener la valentía de contarle al camarero nuestra hazaña. Y él (que "Si no mataron a nadie, está bien", nos dijo; y matar no, no habíamos matado) se dio cuenta -lo sé porque nos sonrió-: de qué tan generosos habíamos sido al traerle a esa desconocida un recuerdo, ese souveinr francés que le cayó del cielo de San telmo.

viernes, 7 de marzo de 2008

jueves, 6 de marzo de 2008

And the winner is...

Me di cuenta de que las secciones "De Male en peor" y "De lo que se quiere y se puede" están codo a codo. Acá, gana la segunda casi sin querer. O queriendo y pudiendo. Pero a grandes rasgos, en mi vida viene con ventaja la primera. Mejor sería que fuese al revés. Aunque eso de ponerme etiquetas verdaderas (como si estas no lo fueran) aumentaría con creces mi neurosis cotidiana y el plan quedaría totalmente boicoteado.
Otra solución podría ser cambiar drásticamente los nombres. Pero la verdad es que me gusta esta especie de competencia. Y la pura es que no sé bien cuál quiero que sea la ganadora. Mi yo con esperanzas, motorizada totalmente por el deseo y con una sonrisa en la cara; o mi yo que se regodea en el desastre, y que con orgullo levanta la frente para decirme a mí (que no se dónde ando a todo esto) que puede salir de ésta, al fin y al cabo, casi ilesa.

Veremos, veremos, después lo sabremos.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Amigos nuevos

Ahora en mi alacena, también cuento con ellos:

Eneldo
Comino
Laurel
Ají molido
Más pimienta
Ajinomoto
Hierbas de europa (?)
Estragón
Semillas de sésamo
Curry
Azafrán
Pimentón

Perdonen, frasquitos, si me olvido de alguno.

lunes, 3 de marzo de 2008

Por el Poder de!

No sé por qué es que me gustan las tormentas. Las lluvias fuertes, eléctricas, con relámpagos y -siiiii- truenos grosos. El olor a lluvia, que en realidad es de tierra mojada, pero que a veces llega sutilmente hacia nosotras, las ratas de ciudad. Siempre pensé que era algo normal pero a lo largo de mi vida me fui encontrando con mucha gente que las puteaba, pobrecitas. Ellas, siempre tildadas de entristecer el día, de melancolizarlo sin piedad, de erizar el pelo y hacernos elegir la ropa más fea a la hora de salir de casa.
Hace unos años ya, que uso paraguas. Cuando era más chica canchereaba diciéndome que lo odiaba, pero la verdad es que es un invento zarpado. Te deja caminar abajo del agua sin empaparte. Simple. Es más: ¿esos transparentes? mirar directo al cielo sin que el agua que baja te haga cerrar los ojos... Y quizás porque la perfección me da un poco de miedo es que no compré nunca esas botas que tengo vistas hace años, y un piloto totalmente impermeable que me tienta en mi cabeza aunque no sé si existe.
Admito que también me cabe la parte romántica del asunto. Las tormentas son mucho más trágicas que la vida de sol. Y si es de noche, bueh, qué cosa más grosa que se desplome el cielo sobre la tierra de tal modo, en medio de la oscuridad. Y ese ruido...! De dónde carajo sale?!?! Porque además de la explicación científica (come on!) , cada vez que truena es obvio (o quizás esté viendo mucho LOST) que este lugar en donde estamos, este, que por alguna u otra razón elegimos, nos está intentando decir algo. PRRRRRRRSHDHSDUUSDHAAAAAAAAGH, nos dice! Después de iluminarse todo, y finalmente nos empapa sin más.

El domingo dormí con el ruidito del repiqueteo sobre la terraza de aluminio y, también, con el de las gotas pegando sobre la persiana. La lluvia mata al insomnio y pone contentas a las plantas. Que siga así. Que mate también al insoportable marzo. Que le serruche el piso. Que le pare el carro. Que le corte el mambo. Que le pare la moto. Que le baje un cambio. Que se inunde todo y que vuelvan los tornados pero ¡por favor! que este mes tan de inicio de clases, este mes tan lunes desaparezca del calendario…

viernes, 29 de febrero de 2008

Sé que pido demasiado

Hace veinte minutos, en medio de la avenida Santa Fe -en su cruce con Billingurst-, una corriente de aire hizo que el vestido que me llega siempre hasta las rodillas se me subiera durante medio segundo hasta la cadera. Medio segundo son 500 milésimas de segundo, que es un montón.

Cuando repleta de vergüenza conseguí volver todo a su lugar (todavía me faltaba caminar varios metros para llegar a la esquina) una señora que había visto la escena me sonrió con una suerte de compasión. Lo mío, impresentable.

Pero si al menos yo hubiera tenido quinientas de las milésimas de gracia que ELLA (ver foto) supo tener...

jueves, 28 de febrero de 2008

Primicia


Siempre pensé que mi apellido significaba carpintero, tallador, o algo así. Me dejé guiar por lo que mis padres me habían explicado. Que era en alemán, sabía. Además, que en Buenos Aires, al menos, éramos pocos: sólo dos familias. Una vez conocí a uno de la otra. También era actor y tenía mi edad. Raro. Encima nos habíamos encontrado de casualidad en una clase de Pensamiento Científico de UBA XXI a las que raramente van alumnos. Más adelante hasta nos dimos besos en una esquina de Belgrano, pero creo el que haber compartido sangre en alguna incierta rama del árbol genealógico después nos tiró para abajo. Eso, y que él hubiera aprobado la materia sin irse a final y yo no.

 Desde chica que me gusta tener un apellido poco común. La historieta de cómo mi abuela me enseñó a pronunciar tantas consonantes juntas. Tener que deletrearlo en oficinas. Que lo digan mal los profesores, que se enorgullezcan cuando saben cómo debe sonar, o que directamente me digan "Malena", porque ya no les queda otra. En realidad, creo que lo que realmente me encanta es que no exista otra Malena Schnitzer en todo el mundo.

Hace poco me enteré por Marta -que por alguna razón que desconozco buscó mi apellido en un traductor online- de que "Schnitzer" tiene otras acepciones, además de la que correcta y evasivamente conocía:

Schnitzer: m. 1. caída s.f. 2. chambonada s.f. 3. desacierto s.m. 4. desatino s.m. 5. desbarro s.m. 6. desliz s.f. 7. disparate s.m. 8. equivocación s.f.


            Es un notición. No sé si hacerlo público en mi familia. Mi madre tendría pasto para rato. ¿Mi padre lo habrá sabido todo este tiempo? Mi hermana claramente tiene que enterarse, en esto también debemos ser cómplices, ¿pero mis amigos?, ¿la gente que me conoce?

Malena Disparate es el más cómico, aunque un poco de infantil de María Elena Walsh. Chambonada andá a saber qué significa, pero parece mejicano y eso me causa un poco de gracia. Ahora, Malena Caída es totalmente desesperanzador, una mezcla entre vejez y blooper que me deprime. Malena Desliz puedo hasta pensarlo como un movimiento, pero Malena Desacierto es como cuando terminás cayendo con taco aguja a una fiesta hippie (sí, me pasa). Malena Desbarro es horrible, y Malena Desatino sinceramente saca a la luz varios de mis miedos cotidianos. De todas formas, Malena Equivocación es definitivamente el más angustiante y perturbador de todos, una puñalada seca a mi ego.

No sé si es posible hacer de esta noticia una cuestión de elecciones o si ya no queda más opción que hacerme cargo de lo que me nombra. Al menos, ampararme en los significados novedosos resulta un gran alivio a la hora de buscarle la razón de ser a mis fallidos y me vincula con algún tipo de verdad, aunque no -¡pero casi!- con la más codiciada: parece que Schnitzel, con esa “L” de diferencia, quiere decir milanesa. 
 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.