martes, 11 de noviembre de 2008

Como el sol cuando amanece

Eran las 2 am y giré la cama.

Giré la cama hasta que quedó perpendicular a la ventana.



Bien, me dije. Ahora hay más espacio libre para dejar la ropa tirada.

9 comentarios:

  1. y libros y botellitas con agua y bollos de panuelos de papel de esos que se van juntando cuando una llora.

    ResponderEliminar
  2. nati: o a lo hecho, pecho.


    belén: mme deprimen los kleenex para llorar. Una psicoanalista me los daba cada vez que lloraba, o sea, siempre. que yanki!


    santero: A Laura Ingalls y a Nelly Olson! podés creer?

    ResponderEliminar
  3. ohhh... sorprendente. Si me pasara lo mismo, enloquecería. Lo llevas muy bien, admirable. No muevas más nada, eh. No vaya a ser cosa que aparezca la sra. Harriet.
    Una vez conocí a un señor que era igualito igualito a Nelly. Verídico.

    ResponderEliminar
  4. posta?

    quizás nelly era varon..ahora que lo decís.

    No sabés todo lo que me queda por mover! La locura será inevitable. Voya intentar ser "una loca linda", al menos.

    ResponderEliminar
  5. es verdad, male. debemos superar el melodrama. empecemos, entonces, por no tener kleenex en la casa.

    ResponderEliminar
  6. belén. si ..cortar por lo sano, dicen.

    nic. pff!!!! es que el uno cuesta! hay que hacer un poco de teresa y engañarse un poco a uno mismo, mientras.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.