martes, 9 de diciembre de 2008

Credibilidad

Este año me hice la cantante de boleros, bastante. La actriz, otro poco. Ayer hasta me la di de curadora y el sábado que viene voy a tener que hacerme un toque la escritora.
Desde hace un tiempo que la curto de la relajada, de divina que se hace la humilde pero se le nota, de la que vive sola y con gatos lindos, la que llora pero se ríe de sí misma, la que puede con todo pero opta por la contención, la muy psicoanalizada aunque no tanto, la rubia no tan tarada, la casi pelirroja, la un poco agresiva, la que quizás sabe cocinar bien, la simpática, la torpe, la peor vecina, la buena anfitriona, la que está en su mejor momento.

Finalmente y sin darme cuenta medio que me lo creí un poco todo.

Así que el sábado, con mi credo encima, fui a un reencuentro con mis compañeritos de la primaria y descubrí otra vez que soy antisemita.

4 comentarios:

  1. jaja! me hacés acordar a los cuentos de Martín Rejtman, que dice que en Hebraica una vez dejaron jugar al básquet a una chica que era goia/goim (no me acuerdo cómo se escribe) sólo porque era alta.

    ResponderEliminar
  2. la primaria?
    la interna electoral de EEUU?

    Un montón de Males!
    está peliaguda la elección...
    eh, falta la Male hija!!!
    que vengan con accesorios, con Ken...

    ResponderEliminar
  3. Belén, jajajajaja, pobrecita.



    santero!
    totalmenteeeeee falta male hija. ...la estoy negando desde hace una semana, más o menos, qué gracioso. Igual sí, cuando viene, viene con todo. Cada vez con más pero por el mismo precio!!

    ResponderEliminar
  4. ahhhhh, también me la doy de gurú sentimental y de amiga perfecta

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.