miércoles, 12 de mayo de 2010

Qué me ponía el año pasado cuando hacía frío

Es un misterio que se agudiza, ineludiblemente, otoño tras otoño.

12 comentarios:

  1. tenes algo genial.
    el "gen" de genial, un gen arGENtino.
    del buen argentino, no argentino y pensar en show match.
    algo de la maestria de los dialogos de Mafalda.

    ResponderEliminar
  2. faaaaaaaaaaaaaa!

    perate. ¿no será que la antipropaganda te hace reaccionar con bubez extreme? guarda.

    ResponderEliminar
  3. jajajajaa
    tal cuaaaal!!! jajaja
    no es que uno se pregunta donde está eso que ahora no encuentra, sino... qué cazzo me ponia!?!?! que calzado usaba?
    jajaja
    me dio mucha gracia esto.

    ResponderEliminar
  4. Ahora, por ejemplo, tengo puesto un vestido de verano, y abajo una cosa de mangas largas. Es cualquiera. Y viene de la mano de la sensación de que no tenemos ropa. Y de necesitamos comprarnos, claro.

    ResponderEliminar
  5. Me pregunto lo mismo, me pasan las dos cosas, pienso que mierda me ponia el año pasado?? y donde mierda esta esa camperita y ese swtercito negro que no encuentro.-
    La conclusion es que necesito comprame ropa.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. tal cual! me pasa cada cambio de estación. solo que en verano salen las chancletas del placard y todo te queda bien!

    ResponderEliminar
  8. Mari: Ves, yo por ejemplo RE necesito un sweatercito negro. Y lo mismo me pasa todos los otoños. Y una campera. Y remeras de manga larga. Y lalá lalalaá.

    Oxitoxi: Ahora que me decís, sí. Me ponía ese sweater violeta. Sos un genio, Oxi. Y, continuando con la teoría, llega un momento en el que uno se encuentra con ESA PRENDA: la que uno reeeeeee usaba el año anterior, cierto. Pero que ya no le causa :(.

    vick. Sí, el verano es diciembre, fin de año, y cañita al aire. Salen las chancletas del placard para que uno las tire.

    ResponderEliminar
  9. Pasa que uno tiene abrigos, se los saca en otras casas o en lugares públicos donde hay calefacción y después se retira sin el abrigo. Es muy común. Lo que es misterioso es por qué uno nunca se encuentra abrigos de otro, así cerraría un círculo perfecto.

    ResponderEliminar
  10. Creo que tengo la solución:
    Tengo una amiga que cuando llega el frío guarda todo lo de verano, lavado y embolsado en lo alto del placard y saca la ropa de invierno que, lavada y embolsada, había guardado ahí la primavera anterior.
    Habrís las bolsas y encontrás la respuesta.
    Si guardas ahora lo de verano no vas a tener problemas cuando llegue la primavera y, en teoría, tendría que quedarte a la mano todo lo que usabas el invierno anterior.
    Voilá!

    ResponderEliminar
  11. Pablo: Ojo, cada tanto aparecen abrigos ajenos en mi casa. Ayer, justamente, volví a probarme uno. Pero comprobé, otra vez, que es inusable. Lo del círculo perfecto es una ilusión óptica. Una especie de chiste gestáltico que nos juega el destino.


    Lautaro: Voy a tenerla en cuenta para cuando sea de las que se sacan el maquillaje todas las noches, por ejemplo. Es toda una corriente de mujeres, no es una técnica así como así. Vos pensá que, en este mismísimo momento, en el piso de mi cuarto hay una bolsa gigante llena de ropa de laverrap que desde el lunes están esperando para se ordenada. Un poco mucho.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.