miércoles, 30 de junio de 2010

Es como si tuviera una pesadilla recurrente, sólo que es real.

Habíamos terminado de ver la repetición del gol de España, en lo que ya era la repetición de la transmisión del partido. No sólo eso sino que, con la tele de fondo, habíamos comprendido que lo que angustia no es equivocarse sino más bien eso de volverse a equivocar. Que la papa está en dejar de repetirse. Llegamos a esa conclusión con firmeza mientras yo cocinaba una tarta que al final salió muy buena. Así y todo, cuando cerré la puerta para bajar a abrirle, me di cuenta de que el juego de llaves que había agarrado no era el de casa sino el del trabajo.

Bueno: no paro de quedarme encerrada en el pasillo de mi edificio.

Decí que L es medio MacGyver y que con empeño y deslizando una tarjeta de obra social vencida por la ranura de la puerta, logró que volviéramos a entrar. Porque si no, siendo que eran las dos am y esta vez los vecinos el timbre no lo atendían, habríamos tenido que dormir en la escalera de una.

Ya es hora de buscarle una solución práctica a este asunto. Abrir la puerta con mis huellas dactilares, no sé.  Si existen antidepresivos deberían existir antirepetitivos. Vamos, chicos. Estamos en el 2010.

11 comentarios:

  1. Sabes que pasa? Muchos inventos boludos pero al final lo esencial se nos escapa, ay male, vos tb...

    ResponderEliminar
  2. Perdon me perdi quien es L ( ya me lo contas por linea privada)
    Para mi si inventan los antirepetivos se termina el psicoanalisis...Los perversos psicologos deben tener ocultos esos remedios por que se les acaba el curro

    ResponderEliminar
  3. martíni: Es que será posta invisible a los ojos. ¿"yo tampoco" aplicaría mejor?

    marini: L! viste que en los blogs no se ponen nombres. No quiero seguir generando blogenemigos. No quiero repetirmeee, lalalalá.
    A mi psicóloga mucha culpa no le dá encanutármelas, se ve que duerme tranquila. ;) waka waka.

    ResponderEliminar
  4. che male.
    te recomiendo poner todas las llaves en el mismo llavero. es un garrón porque tenés siempre un kilo de llaves en la cartera, pero a mí me funcionó.

    ResponderEliminar
  5. Ay!

    y vos eras como yo?

    la posta decime, eh.

    ResponderEliminar
  6. ojo que si se hace lo de las huellas dactilares capaz que vos te olvidas los dedos en alguna parte

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, los antirepetitivos me encantaron. Tienes que inventarlos, Male, POR FAVOR, ES URGENTEEEEEE.

    ResponderEliminar
  8. ay luisaaaaa, lo sé! pero no puedo con todo. Ahora alguien debería hacer la cosa realidad, no?

    Yo mientras, igual, implementé la técnica de Sol. Tengo el llavero más pesado del mundo.

    Y, oh casualidá, hoy falté a terapia. Ups.

    ResponderEliminar
  9. male, a mí me pasó de llegar a dar una clase (bueno, dos) y no tener las llaves para abrir el recinto. un garrón.
    por eso ahora ando por ahí tintineando como una vaca, con mi mega llavero a cuestas.

    ResponderEliminar
  10. Sol, claramente tienen que inventar algo mejor para gente como uno! Algo con las llaves..hmm.., algo tiene que haber mejor que un llavero... hmmm.

    Bueno, por empezar, deberían tener un localizador, y eso es algo obvio.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.