sábado, 31 de octubre de 2009

Ahora todos estamos bailando Gilda

Vamos a una fiesta en la que tenés que tener un doctorado en filosofía para poder servirte una copa de vino. Te obligan a escuchar las lecturas. A sentarte. Atomarte un break de quince minutos. A sentarte de nuevo. Más adelante por favor, acá todavía hay lugar. Les pido que se sienten. Les pido que vayan pasando. Les pido que aplaudan a este cantautor,  a este perverso que se sabe malo, que es consciente de que hace las peores canciones de la historia e igual me las canta en la jeta. Forrrrrros. Son unos forros todos. Nazis. En un momento, no sabemos cómo -literlamente no sabemos cómo- pero estamos yendo a las cuatro de la mañana a comprar cigarrillos, con las llaves de la casa en la mano. No tenemos plata, no tenemos documentos. Y una de nosotras piensa intensamente que esto es peligroso. Pero no, sólo que no sabemos dónde estamos paradas y tenemos en la mano las llaves de una casa, a cuyo dueño no conocemos pero nos cae bastante mal. En la fiesta, la gente hace comparaciones entre lo cuantitativo y lo cualitativo, y nombra constantemente a un profesor que está por llegar, pero que al final nunca viene. Hay un chico con un jopo que nos hace chistes sin parar; pero a nosotras, Marta nos convidó esa cosa que Joaquín, el idóneo, armó tan prolijamente. Entonces nosotras al chico del jopo ya no podemos seguirlo. No sabemos por qué insiste tanto con sus chistes. No podemos parar de reírnos. No de los chistes. De otras cosas. A una de nosotras la retan dos veces. También hay un francés, con el que competimos por ver quién traduce mejor una frase desde el español. Gana él. Los demás, todos putos. Marta dice: "y nosotras con estos vestidos; acá hay mucha competencia pero nada por competir", y tiene razón.  Lo del taxista. Estamos en el auto y el conductor no conoce ni una de las calles que nombramos. Hay que explicarle, y eso es realmente complicado. A la izquierda, Jufre, señor. No, la otra. ME ESTOY OLVIDANDO. En un momento nos hacemos amigas de la hija de Ozzy Osbourne. Las dos queremos ir al baño, pero está ocupadísimo. Entonces ella se va de la cola, se resigna. Yo también, yo me copio. Y en un momento vuelvo, ya no me aguanto. Ella está también,  nos reencontramos. Ahora tenemos más ganas. Cuando él sale, ella me deja pasar. Es re buena onda. Después la vemos chapando en el medio de la pista, tan punk, tan Osbourne. Entonces, repasemos: la hija de Ozzie, el jopo, el francés, el taxista, el cualitativa-cuantitativamente, el cantautor, el de las llaves, y Marta. Ok. ¿Me olvide de algo? Ah, la hija de Mex Urtizberea está también.

12 comentarios:

  1. Falta el puto , el de rulos que nos entrego las llaves , la amiga de Marta ....Increible la noche , increible lo que tenia Marta ..que empezo a ser nuestra mejor amiga y no desde ayer , desde el momento que se hizo fan de Tambo...Las palabras quedan chicas para describir como una vez mas fuimos a una fiesta de los de la mesa de al lado.....Mucha risa , risa de la de reir de la verdadera...

    ResponderEliminar
  2. Risa real se llama.

    sí, demasiado genial todo.

    también faltó el chico de la rocanpop!

    hay que hacerle llegar el cd a marta, haceme acordar.

    ResponderEliminar
  3. mi profesor nunca llego, es cierto. en que momento se fue marta? por que se fue? marta es real? marta, maaaarta!
    faltan los puberes que estaban sentados en los escalones de la entrada cuando salimos a comprar cigarrillos y los chicos lindos que cruzaban la calle y desde el balcon los invitamos a venir.

    ResponderEliminar
  4. A mi me suena a una especie de Grandes Valores del Tango pero situado en el futuro.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. b, no les dijimos de subir. pero después nos los cruzamos a la vuelta de los cigarrillos de siete pesos.

    me estoy acordando del momento "ponemos unos pesitos pa la birra".


    Pablo: no hay lenin que aguante, estoy condenada.

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo de haber hablado hasta el cansancio (de ella, yo de hablar nunca me canso) con Violeta Urtizberea. No será la hija de Ozzy, pero también salva cualquier fiesta...!

    ResponderEliminar
  7. Marta es real....creo creer en eso..Marta se iba cuando volviamos de comprar los cigarrillos y los chicos que nos cruzamos no eran los mismos......una lastima ..La hija de Ozi lo mas y tenia un novio que gritaba con los brazos en alto

    ResponderEliminar
  8. paulina. estuve asiiiiií de hablar mal de ella. menos mal. vos no estabas ayer, ¿no?


    mari. para mí también es real. tiene blog de hecho. que obviamente no actualiza hace siglos: http://freudcriminal.blogspot.com


    lucila, es peor: hoy una se quemó un brazo, la otra se cayó pisándose su propio jogging, y yo dejé mi tarjeta de débito en el cajero automático. Y no tengo agua en mi casa.

    igual creo que me reí más ayer que en todo el mes entero. y eso que yo me río mucho.

    ResponderEliminar
  9. No, no estuve, hablaba de una fiesta hace unos 5 años (hará tanto?), me acuerdo que desde que llegó le empecé a hablar de cómo me divertía lo que escribía su viejo y la verdad, se la re bancó. Es ex novia de un casi amigo, pero hablá tranquila, tampoco es que nos vaya a leer, no...? Besito!

    ResponderEliminar
  10. Paulina: cómo, violeta no lee MI BLOG? plis. es obbbbbbvio que sí.



    Alex: zzzzzzzúm.

    z z u mm m m.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.