lunes, 13 de septiembre de 2010

Mi primera vez fue con Aurorita

Es cierto que me gusta el melodrama. Pero la verdad es que si no lo había intentado hasta ahora, lo más probable sería que ya nunca. Digo: si cuando eras chica no aprendiste a andar en bicicleta con un padre correteando por detrás que suelta el rodado sin que te des cuenta, si hasta tu  tierna adolescencia  no te encargaste de que algún primo se compadezca y te enseñe de una buena vez por todas, entonces mejor que a los veintiséis ya te resignes a la idea de que no sabés andar, se lo cuentes a todo el mundo haciéndote la que te reís de vos misma y compres un par de rollers por si alguna tarde de primavera te pinta ir a ejercitar a los bosques de Palermo. 
Sí que tuve infancia, para todos aquellos que se lo preguntan. Incluso tuve una bicicleta a eso de los ocho años a la que ya había llegado la hora de sacarle las rueditas. Pero justo  en ese momento fue lo del robo en la quinta y se cortó todo el mambo de golpe. Junto con la casa, los ladrones desvalijaron mis ilusiones; y si a eso le agregamos que mi mamá hasta el día de hoy andar no sabe y que mi papá,  andá a saber, bueno, se entiende cómo el proyecto de ciclista que había en mí quedó desde entonces en el olvido.
¡Es re fácil, Male! ¡Yo te enseño! Muchos prometieron cambiar el destino. Pero lluvias, enfermedades y falta de tiempo siempre se interpusieron con disimulo y ayudaron a prolongar un fracaso prácticamente dado por hecho.  Así y todo,  hace un tiempo que venía coqueteando con la idea de cambiar un poco el panorama,  aún reconociendo que a esta altura del partido ya tengo varios años de torpeza y desequilibrio como para subirme sobre un coso con dos ruedas que no paran de girar.
Ya en los noventas Ricky Martin nos había adelantado que nada es imposible. Pero no le había creído hasta ayer: mi amigo Lautaro en un acto de perseverancia y generosidad arrojó al vacío una parva de traumas y después de varios fines de semana cancelados ¡ay!, me enseñó a andar en bicicleta. En una Aurorita, una bici retro y canchera ideal para primerizas por su pequeño formato (sí, ya oferté por una en Mercado Libre), conocí esa sensación del viento en la cara, al menos durante treinta metros seguidos.  Y aunque me contracturé toda, tengo lastimaduras en piernas y manos y el tema de los obstáculos todavía no lo piloteo, estimo que con un poco de práctica mi desempeño puede llegar a ser bastante digno.
Un momento decisivo de mi biografía, un antes y un después, la tarde de ayer fue como andar en bicicleta: dicen, aunque todavía no llegué a comprobarlo, que de esas cosas no te olvidás más.

11 comentarios:

  1. dejo constancia de que la alumna Malena Schnitzer se ha sacado un muy bien 10 felicitado por su desempeño en la clase de actividades ciclísticas.

    ResponderEliminar
  2. bombos y platillos para la nueva version de male!!!
    te congratulo amiga! yo por ejemplo, aún no se jugar al truco... cualquieraiiii

    ResponderEliminar
  3. Maestruli! bien, le voy a mostrar esto a mis papás. Con la tapa de oblogo y este diez, ya tienen para un tiempo.

    Myv: Tenemos que hacer el ciclo "Salvá tu dignidad", pero que vaya más allá de las pelis. Yo aprendí a andar en bici. Un día te enseñamos a vos lo del truco, y así. Re daaaaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  4. este año se salva la dignidad de la gente sí o sí. todos al KDT con la compañera Malena!
    un Urra por la hazaña!
    Urra!!!!

    lo mejos de todo esto es que hiciste el cambio de la temporada y ya no tenes que ir a la peluqueria a gastar fangote de guita.

    ResponderEliminar
  5. Hip Hip Hurra!
    Igual ayer justo hablaba del tema pelo y no hay con qué darle, necesito una dosis de peluquería. Algo algo algo. No importa qué. Aunque creo que quiero ser rubia otra vez.

    ResponderEliminar
  6. Bien Male, muy bien ....era algo que tenias que hacer, un antes y despues de andar en bici...te juro que si tenes bici yo te saco a andar un rato...
    Rubia y europea que bien te va a sentar!!!!!

    ResponderEliminar
  7. no me cebes con la bici porque me voy a gastar plata que debería gastarme en un tapado de Londres, marianaaa!

    aff..sí, es una combinación genial. Listo. Es un hecho.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta la niu sporty-male-bicivoladora.
    Comprate una, yo arreglo la mía, no me cancelás por estar resacosa en lo de perli (jm) y damos la vuelta al mundo y si querés te enseño a hacer willy.
    (Obvio q preferimos bici a tapado)

    ResponderEliminar
  9. ademas por lo que compras una bici usada en argentina no te compras ni una remera en londres

    ResponderEliminar
  10. Yo hasta el verano pasado-pasado no me acordaba nada. Cuando me lo recordaron me di cuenta de que la gente de los alrededores me ponian muy nerviosa y casi asesino a un niño.
    Mala experiencia

    ResponderEliminar
  11. jochi (yo lo leo así): si me enseñas a hacer willy alguien tiene que enseñarme a hacer perli. y esto fue un chiste inevitable, perdón. Ahora, eso de estar resacosa en su casa?? hammm. siempre es en mi propia casa eso.

    Lautaro: eso es muy mentira pero capto la idea. Che, hoy me acordaba que casi me hiciste andar en la bicisenda rodeada de bondis. ¿Estás loco?

    Paloma: hola, hermana. bueno, pero ahora tenés bici nueva, o no? bici que me vas a prestar antes de que me compre la mía, o n? o sea que valió la pena siendo que el niño finalmente no murió.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.