domingo, 21 de junio de 2009

Hola, ficción

"La avenida estaba vacía. Es un decir, no estaba vacía. Pero aunque ella y el mundo intentaran imprimirle un poco de gracia -ella caminando rápido; el mundo programando capítulos repetidos de los Simpson-, no había caso, los domingos siempre llevaban ese gusto a negocio cerrado en el aire. "

4 comentarios:

  1. Loca, obvio, me gusta lo del negocio, más más más. Sos de las personas que vienen con un kilo de helado y convidan media cucharita!

    ResponderEliminar
  2. ay, cómo se nota que nunca viniste a comer a casa, martín.

    Esto fue casi como hacer el test de Cooper. Me re costaba el test de Cooper, me acuerdo.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.