martes, 15 de diciembre de 2009

De castaño a oscuro

Hoy, mientras estaba levantando la birome que se había caído al suelo al sacar el llavero de mi bolso para abrir la bendita reja nueva, se aparecieron Julio y Eloísa, mis vecinos perversos.
Yo hablaba por celular con mi mamá, calculando cuánto pagarle a Alejandra por venir a cuidar a Astor y a Mondiola en mi ausencia, y cuando me paré, lean bien, Julio metió su mano en mi cartera abierta. Sí. Metió su mano en mi cartera. Y al toque la sacó, así nomás. Como queriendo demostrar que en una situación tan despistada como la mía cualquier intruso podría atacarme. Puso cara de eso.
Mi mamá, del otro lado del tubo, me preguntaba cuánto cobraba Alejandra por los viáticos, y yo le decía que ni idea tenía mientras pensaba en el miedo de muerte que me generaban esos viejos forros  del orto, cancerosos. Después de dejarme pasar primero por la puerta, caballero, Julio me señaló el cartel (la hoja cuadriculada y pegada con cinta scotch como la de aquella vez) que esta semana ubicaron (fueron ellos, pues su letra imprenta mayúscula los delata) sobre el mismísimo hierro y que pide que por favor cierren con llave "de adentro" y "de afuera también" el enrejado.
Creo que la técnica de hablar por teléfono para no asesinarlos está bastante buena, igual.

15 comentarios:

  1. es increíble lo bien que transmitís esa sensación de cordialidad tensa que generan este tipo de personajes.
    yo creo que tenés que escribir un guión sobre ellos.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que Julio y Eloisa cada día garpan mas!!! Pero, que ondaaaa? como va a meter la mano en tu cartera loca?? Vos estás segura?

    ResponderEliminar
  3. mierda!
    perdiste una excelente oportunidad de asestarle un severo castañazo en el ojo.

    Se acerca la hora de ponerles los puntos, vomitales un par de gritos y que no te vuelvan a dirigir la palabra en la puta vida.
    Me irritan.

    ResponderEliminar
  4. me dan mucho miedo amiga!!! me sentiría mas segura en el edificio de La comunidad...
    hay gente que realmente está del tomate

    ResponderEliminar
  5. Sol: ja...sí, sublimar, sublimar, porque esta realidad es tre men da!!

    Martín: la mano en la cartera, así como te lo digo, aunque te resulte un chino, así fue. Y luego creo que hasta se estiró el párpado inferior de su ojo izquierdo, como diciendo OJO, y señaló la cartera. Es que como yo hablaba por teléfono y el señor es muy respetuoso, oficiaba de mimo.


    Alex: el goooooolpeeeee! era ideaaaaaal, la puta madre! Buó. Yastá. Mirá, te confieso que les tengo bastante miedo en el fondo. Y en la superficie también. No me atrevo.


    Vick: sí. del tomato. Igual, eso de que haya gente peor que uno, es bueno. Pero no que vivan tan cerca, digamos... Si el blog fuera de otra persona me divertiría la historia.
    jojojo


    PM: che, saben que no la vi. No sé por qué la niego esa. Creo que es la única que me falta de él, y con lo que me cabe! Debe ser el miedo de sentirme protagonista de una de terror, pero posta.

    ResponderEliminar
  6. Mmm. Buen, voy a tener que alquilar La comunidad.

    Es hora.

    ResponderEliminar
  7. Male, ya es hora que le pongas un limite, basta los odio!!!! Voy ir a decirle algo yo!!!!

    ResponderEliminar
  8. Andá, Mari: pero tené en cuenta que la van a jugar de viejos indefensos. Sé fuerte, confío en vos.

    ResponderEliminar
  9. miedo de muerte.
    qué gente perversa. posta. perversa.
    para mí hay que hacerles alguna guachada. no sé. alguna pequeña venganza del diablo.

    ResponderEliminar
  10. ayyyyyy, me gusta. qué puede ser?

    un barquito cargado deeeee.....

    ResponderEliminar
  11. UN BARQUITO CARGADO DE MALDADES PARA HACERSE A VECINOS QUE DEN ANONIMAS como por ejemplo dejarle huevos podridos entre la reja y y la puerta de abajo como un misterio sin resolver

    ResponderEliminar
  12. LO HACEMOS? despedimos el año así, amiga? re da.

    hay que buscar foto.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.