domingo, 27 de diciembre de 2009

Yo también quiero

La tarde del 24 anoté en una libretita mientras viajaba en colectivo a lo de mi mamá:

"Recibir regalitos navideños: objetivo dos mil diez".

Muy de niña judía que vivió siempre navidades prestadas. Lo que hubiera dado en los noventas por tener mi propio arbolito menemista, como los del Alto Palermo, y -aunque ahora suene un toque raro- sentarme en la falda de Papá Noel y pedirle la casa de Barbie. Tuve que convencerme de que estaba bien eso de no haberme decepcionado con la identidad del viejo. Nosotros no festejábamos. OK. Total, en reyes sí que recibíamos cositas. Nunca entendimos por qué, pero en reyes sí que recibíamos. Igual, no era lo mismo. Ellos ni siquiera viajaban en un trineo volador.

El miércoles tuve mi primera cena navideña. Propia, quiero decir. La organizó mi mamá en su casa, que todavía yo la considero mía aunque mi cuarto sea ahora el de la computadora y mi hermana se haya apropiado de la cama de una plaza para convertir a la suya en una de dos.  Cuestión que, en contra de mis predicciones, me encontré con una pilita de regalos envueltos en rojo y descansando en el living, con sus etiquetas anunciando en imprenta los nombres de los invitados. "MALENA" aparecía en tres. No nos aguantamos hasta las doce para abrirlos. Si era lo mismo. Desenvolví: un sombrero de paja, un libro con dedicatoria, y un frasco de dulce de arándanos.  También  brindamos muchísimas veces, cantamos todos juntos Our house, y al final sentí que mi familia no era tan disfuncional después de todo. 



Mentira. La disfuncionalidad me dio ternura, en realidad. Quizás fue el champán, pero qué más da.

10 comentarios:

  1. Feliz Navidad Male, un poco tarde.. xq disfuncional?
    Diferente.. lindo.
    Beso

    ResponderEliminar
  2. ¡Che, pero qué excelentes regalos! Y la idea de cantar en familia...

    Tu disfuncionalidad es más linda que mi disfuncionalidad.

    ResponderEliminar
  3. Eh! bienvenidos.


    Jared: feliz navidat! uhm...claro, "capacidades especiales" queda más suave. Lo de lindo, eso seguro. Somos todos bellísimos.

    Enterhase: Te juro que no fue una idea. Creo que pasa en todos los encuentros familiares, en algún momento nos ponemos a cantar algo. De borrachos, ponele.
    No te desanimes, probá con celebrar una fesividad judía, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  4. A pesar de la borrachera suena muy Disney, la familia cantando en... familia.

    ¿Qué festividad judía me recomendás? Estuve revisando pero me sonaron todas bastante deprimentes. ¡Puro arrepentimiento y reclusión!

    ResponderEliminar
  5. sin palabras. perla sorprende.
    un objetivo menos para el año que entra



    :)

    ResponderEliminar
  6. Enterhase:
    Creo que la más recomendable es Año nuevo a.k.a rosh hashaná. Sólo festejás el cambio de año. Simple, cercano. Se complica un toque porque son como cinco mil setecientos y nunca se sabe cuántos son posta ni en qué fecha cae, pero sale como trompada. Nada de chaskiboom ni estrellitas. Lo importante es que haya mucha comida cocinada durante dos semanas (calculen cuatro veces más de lo acostumbrado), alguna madre que sirva todo el tiempo y nunca se siente a comer a la mesa, y culpa, culpa, culpa.

    nana:
    Viste? y no sabés la dedicatoria. Se re portó.
    Sí, ahora sólo me queda lo de saber qué hacer de mi vida, no conocer más chicos por facebook, llenar mi terraza de plantas, e ir al gimnasio con continuidad. :)

    ResponderEliminar
  7. ah. nada.


    menos mal que son 365 dias

    ResponderEliminar
  8. Sí, re tranca.

    ....................


    che, me acabo de comprar muchas cosas en el Abasto. me fui al carajo.

    ResponderEliminar
  9. No todo el tiempo, al menos. Cuestión de ir encontrándole el pulso...

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.