viernes, 11 de diciembre de 2009

No paran de pasarme cosas así

Resulta que después de esperar treinta minutos para que me reintegren el walkie talkie este, después de sentarme otros quince frente a una minita y deletrearle todo mi apellido, me doy cuenta, justo cuando me lo pide, de que el DNI en mi cartera no está. Esta mañana estaba y ahora no, no está. Bueno.
Pienso en México. Pienso en si uno podrá subirse a un avión con la fotocopia del dni. Pienso en si me estoy boicoteando o qué, y en la opción de llamar a un gestor. Gestor. Esa palabra me alivia.
Llego a la conclusión de que si no lo dejé en la comisaría, cuando fui a hacer la denuncia falsa sobre el robo falso del celular del orto, entonces lo dejé en el taller. Y entonces lo mejor será ir al taller ahora mismo, a chequear, porque no sé si toleraré la intriga, la culpa y la inacción durante el fin de semana. De pronto recuerdo que, junto con la agenda, también perdí el código de la alarma, y de que si la pifio todo va a ser demasiado peor. Bueno, ok, será el lunes. Si no está en la comisaría, espero hasta el lunes y ahí sí, si no está, gestor. Hay tiempo para gestor.
En la comisaría la chica me trae mi DNI y yo le sonrío como aliviada. Sí, estaba ahí. Ahora ellos también  me conocen. No me gusta ser buena onda con los policías, pero éstos acaban de volver las vacaciones a mi cuerpo, les sonrío. Y vuelvo a casa.

No entiendo cómo es que cuando llegué, en vez de subir directo a mi departamento, decidí ir a pagar las expensas a lo de mis vecinos nazis. Tampoco sé por qué me metí con el bigote de Julio. "Uy, te afeitaste el bigote." ¿Qué necesidad? Juro que nunca fue la de tener una conversación de veinte minutos al respecto. "Vení, sentate que te cuento". Y me senté. Quiero que sepan que Julio llegó a mostrarme en vivo y en directo su máquina de afeitar eléctrica, que ahora le permitía afeitarse a diario sin cortarse, y sin usar cables, porque estas máquinas alemanas ahora tienen batería y no hace falta ni enchufarlas. También, que tiene la piel demasiado finita por lo del cáncer, que por eso se corta.  Ok, ahí fue medio tenso.  Y ya cuando había logrado levantarme para irme a la mierda, me terminaron contando que una tal Slivia, la vecina de enfrente, los  había telefoneado la otra noche para contarles que había dos personas "haciendo el amor (SIC)" en el cantero de adelante. Que esto fue antes de poner la puta reja. Que menos mal que la pusimos, porque ahora volvieron a estar por la cuadra los motochorros. Que me cuide de los motochorros. Que no me lo decían para asustarme,  pero que sabían "que vos estás solita y que volvés tarde, por tu profesión", y que menos mal que pusimos la reja, que total la vamos pagando entre todos y mejor eso que una desgracia.

Si mi vida fuera un reality y yo la presidenta del jurado, me nominaría para eliminarme.

14 comentarios:

  1. Odio los vecinos, dejale las plata por debajo de la puerta...y sino quieren que no te hablen, no me cuentes anecdotas!!!!!!
    Para de olvidarte cosas..por favor!!!!

    ResponderEliminar
  2. La inclusión de la palabra "telefoneado" triplica punto palabra.

    ResponderEliminar
  3. me provoca especial curiosidad la denuncia trucha del celular trucho

    soy hijo de una mercera y muero de curiosidad, abusando de la casi nula confianza, eso no merece un post aparte?

    ResponderEliminar
  4. mari: sí, tengo qe aflojar con lo de los olvidos. Además mi psicóloga me dijo que me queda una sola sesión antes del viaje. (!).
    Ojalá fuesen anécdotas, te digo que conlo de la afeitadora no hay ni un punto de acción, no hay remate, no hay nada.


    Mariano: Ieeeeeiiiiiiii! Me encantan los puntos. Voy ganando?


    Pg: Si le diera un post a cada coso, creo que no pararía nunca de escribir en el blog. La situación en la agencia de nextel también fue bastante particular,por ej:

    Yo:– No te puedo creer. No está. No sabés el día de mierda que estoy teniendo.

    La chica del otro lado del mostrador:- Sí, yo también, te juro.

    Y nos quisimos.

    Para calmar tu intriga genética, quiero que sepas que el celular era verdadero, lo que fue falsísimo fue que me lo robaron. Resulta que como está en garantía, si lo pierdo no me lo reintegran pero si me lo afanan sí, así que tuve que ir a dar el falso testimonio para no poner plata sobre ese socotroco. Me inspiré en un robo verdadero, al menos.

    ResponderEliminar
  5. Para reality hacen falta altas dosis de enredo paranoide.
    Que la vecina fisgona haya realizado el telefonema con tu celular, que con el mismo hayan fotografiado a los amantes del cantero, que la chica del cantero no sea otra que la mismisima minita de nextel y que, con lo resultado de la extorsión, Julio haya podido obtener su preciada afeitadora, que la agenda con la clave de la alarma haya quedado en la comisaría, a merced de la mujer policía y su amante de cantero: el motochorro que le vendió la afeitadora a Julio!!!

    Quedan todxs nominadxs

    ResponderEliminar
  6. Male, te cuento que no necesitas el DNI para viajar... Con el pasaporte alcanza y sobra!!!
    Igual, Menos mal que no lo perdiste porque hubiese sido un garrón.

    Con respecto a los vecinos, tendria que escribir un post sobre esto... COMPARTO PARED DEL CUARTO CON UNA MINA QUE GARCHA TODOS LOS DÍAS A LAS 8 AM, NO HAY DERECHO!!!! LA ODIOOOO

    BESO

    ResponderEliminar
  7. ahhh entiendo, vivis perdiendo cosas, y a veces, tb, te afanan

    jodido éh

    yo tb tengo varias cosas truchas, pero nunca compro nada robado, que es ser trucho y que no..., la cuestion es contra quien...

    ResponderEliminar
  8. bueno, al menos ahora te quieren..

    che, conectate y vemos si bicicleteamos hoy o no..

    ResponderEliminar
  9. Yo te votaría para que ganaras. Entonces saltás al estrellato y le mostrás a todo el world tu talento como artista, sin involucrarte en lo mediatico que de esos sobran hoy en día.

    Yo creo que si aprendés andar en bici este año, lo reomontás muchísimo. Porque esas cosas nunca se olvidan; al menos yo lo recuerdo bien. De tanta emoción que tenía le grité a mamá "MIRÁ MIRÁ!" y me pegué contra un poste :)

    ¡Un beso Male!

    ResponderEliminar
  10. defensor de motochorros13 de diciembre de 2009, 22:33

    Cual es la relación entre los motochorros y una reja en un edificio? Los motochorros andan en moto y roban desde ella, no se bajan. Imagino les resultará complicado meterse con la moto a un edificio, tenga reja o no.

    ResponderEliminar
  11. alex, creo que deberías ser el productor del show. No sé por qué, me da la sensación de que engancharías con el perfil. Cómo la ves?


    Flor. Sí me enteré lo del dni. Más gila! es que no viajo en avión desde el año del Ñaupa, que andasa qué significa. Es más, no viajo en avión desde el día en que perdí 2 aviones seguidos, ahora que lo pienso.


    Con respecto a tu vecina, estás segura que es con un ser humano? quizás es porque se mete cosas, nosé. Y ahí como que la desidealizás un touch.


    pg. sobre truchos no hay nada escrito.


    Srkaito. I know lo de la bici. :(

    Y mis vecinos no me quieren nada, es porque son unos perversos de mierda, se hacen los buena onda nomás.

    Mariana. Y vos podés ser mi representante. Hay equipo, eh!!
    Con respecto a la bici... buaaaaaa.
    Iba a ir hoy pero una resaca demoníaca me hizo quedarme, no había chances. no sé si llego al 2010 sabiendo!

    defensor de motochorros: Julio me decía que cada vez que abriera la reja, venga con las llaves preparadas, porque ahí cuando las estoy buscando en la cartera es cuando se meten adentro. Que a la nieta, cinco años atrás, cuando vivía en el departamento en el que ahora viven ellos, le pasó algo así. Que la nieta tiene mi edad pero ya está casada y con un hijo hermoso.

    ResponderEliminar
  12. belen, te ignoré! jaja. Esa palabra no la dijeron ellos, tengo que confesarlo.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.