viernes, 24 de julio de 2009

Su primera vez

Cuestión que entro y una tipa
me hace pasar a un cuarto todo rojo.
Me sonó raro el lugar.
No me lo acordaba así.
Tan rojo. Bueno.
Me siento a esperar.
Era temprano. Llegué temprano.

¿Conocés a alguna de las chicas?
me dice.
Sí, soy el papá de Malena.

Se frena y me pone cara.

¡No, no, señor,
el teatro es enfrente!

Qué gracioso.
Nos reímos.
Claro: la cama, el rojo.

Debe ser un
problema de numeración.
Ojo con eso, eh
después chequéenlo.
Si yo ya había venido
la vez pasada
ya sabía cómo llegar
¿entendés?
Fue la numeración.

¡Sí sí, soy el papá de Malena!
Qué cómico.

Te digo que ésta fue
la primera vez que entré a un prostíbulo
y pregunté por mi hija.

14 comentarios:

  1. Y nunca pero NUNCA en la historia de la humanidad un padre estuvo tan contento de haberse equivocado de puerta. ¿Te imaginas la cara si le hubieran dicho "ah, si, esperá un ratito que ya la llamo" y lo dejaban esperando 5 minutos, durante los cuales su mente resolvía el acertijo propuesto por el mobiliario y el color rojo, finalmente resolviendo que se encontraba en un prostíbulo? ¡Y que alguien acababa de ir a buscar a su hija!

    ResponderEliminar
  2. menos mal que no había ninguna Malena, jajajajjajjjj!

    ResponderEliminar
  3. jjajajjaajjajja!!!
    tu viejo es lo maaaaaaaassssssssss!

    ResponderEliminar
  4. jajaja, menos mal que estabas enfrente =P.

    Que vergonzosa esa situación, pobre tu viejo!

    ResponderEliminar
  5. Que bueno caer a algún lugar con una anécdota tan pero tan buena Male!!!!
    Me gusta como decidiste contarlo esto, además...

    ResponderEliminar
  6. fiansdsdj (no me sale pronunciar eso,sori): Ja, sí, de hecho estaba bastante contento. El alivio de tener una hija que ya dejó de prostituirse debe ser grande.


    Alex: Edipísimo lo tuyo. Pensalo con tu vieja y un tal alex, eh! A ver si te causa tanta gracia, eh. :P


    myv: lo más cucú del mundo?


    Malén: see. lalalalá.


    Yohi: Viste cuando te pasan cosas medio trágicas y pensás: bueh, me queda esta anécdota grossa, al menos. Yo tengo un par así. En el momento las padecí un toque pero con el tiempo son las que más garpan. Hay que ser más sinvergüenza, se ve.

    Martín: Ja. Y más con tanto público, el viejo se cebó. Se la contó a todo el mundo y medio que gritaba mientras relataba para que le llegue a los de al lado. My god.

    ResponderEliminar
  7. tengo miedo de que eso sea una ironía, derian.

    ResponderEliminar
  8. Claro, y yo la única vez que pisé un prostíbulo fue por una despedida de soltero.
    Lo juro.

    ResponderEliminar
  9. mariano. Qué cosa, che. cada vez que me dicen Te lo juro, me dan ganas de desconfiar.

    ResponderEliminar
  10. En realidad iba a decir el chiste que hicieron todos arriba, por eso no dije nada.. pero sabé que esta anécdota es lo más

    ResponderEliminar
  11. Caliiii.. se supera dia a dia.. fabulooouuusoo!!!

    ResponderEliminar
  12. kaito: sí, son de las que perdurarán mesa familiar tras mesa familiar. Mi papá es de repetir bocha el temita de las anécdotas. zz z z z z


    angela: no tiene límites, y eso nos asusta un toque.

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons.